¿Te imaginas una moto tan segura que nunca se cae? Es lo que ofrece la moto C-1 desarrollada por la startup estadounidense Lit Motors, que tiene todo lo necesario para que una compañía como Apple, siempre ojo avizor a la caza de buenos negocios, se interese por ella: innovación, tecnología punta y diseño armónico a la par que transgresor.

Tal y como asegura el diario estadounidense The New York Times, la compañía capitaneada por Tim Cook con sede en Cupertino ya habría iniciado conversaciones con el equipo de Lit Motors, responsable de una revolucionaria motocicleta eléctrica que nunca vuelca, ni siquiera al recibir el impacto de otro vehículo, gracias a una tecnología puntera que hace que sea capaz de mantenerse en pie en todo momento garantizando la seguridad del piloto.


Parece cosa de magia, pero se trata de un milagro más de la ingeniería. El “truco” reside en dos grandes giroscopios estabilizadores situados en la base del vehículo, que incorpora un volante de inercia que impide que pueda volcar. Además, la C-1 se encuentra propulsada por dos motores eléctricos de 54 CV cada uno ubicados en las ruedas, lo que le permite circular a una velocidad punta de 190 km por hora.

Lit Motors asombró al mundo en 2012 con la presentación de su modelo C-1, cuyo precio se cifró en unos 24.000 dólares (unos 21.400 euros), aunque sus proyectos se estancaran cuando, poco después, su director Daniel Kim sufrió un accidente de moto en un circuito de competición que le dejó inmóvil durante seis meses.