El empresario Craig Steven Wright ha confesado ser el creador del bitcoin a tres medios: la BBC, The Economist y GQ. De confirmarse, esta confesión pondría fin a años de investigaciones y teorías acerca de la identidad de la persona que creó el sistema de pago virtual más extendido del mundo, y que durante todos estos años se ha ocultado tras el nombre japonés de Satoshi Nakamoto.

El perfil del creador de esta moneda digital ha sido un misterio desde que en 2008 un internauta que se hacía llamar Nakamoto publicó un artículo de investigación en el que explicaba detalladamente los fundamentos del bitcoin, un sistema monetario virtual y descentralizado basado en un software de código abierto y tecnología P2P. Desde ese momento, autoridades y medios especializados han movido cielo y tierra para descubrir su verdadera identidad.

La razón principal por la que hasta ahora nadie había querido asumir su autoría es, entre otras, que su creador podría acabar imputado por un delito federal en Estados Unidos por considerarse que el bitcoin atenta contra la estabilidad del dólar. De hecho, el domicilio y oficina de Wright fueron registrados el pasado mes de diciembre.

En la BBC han publicado una entrevista en vídeo en la que Wright confirma al periodista que es el padre del bitcoin. “Algunas personas me van a creer, otras no. Sinceramente, no me importa”, declara. A continuación el entrevistador le pregunta directamente si es Satoshi Nakamoto. “Soy la mayor parte de él. Otras personas me ayudaron”. Varios miembros importantes de la comunidad Bitcoin han corroborado su versión.

Wright ha aportado varias pruebas técnicas para corroborar su confesión, entre ellas los códigos de la primera transacción con bitcoins. “Estos son los bloques utilizados para enviar diez bitcoins a Hal Finney en enero de 2009, la primera transacción”, ha explicado el australiano durante la demostración. Desde ese momento, el bitcoin ha pasado de valer unos pocos céntimos a más de mil euros por unidad.

El empresario asegura no ocupar ningún puesto de poder en la organización de Bitcoin, y asegura que sólo se ha dado a conocer para poner fin a la especulación en torno a la identidad de Satoshi Nakamoto. “No quiero ser la cara pública de nada. Hubiera preferido no revelar mi identidad. Simplemente quiero seguir haciendo lo que hago y trabajar en lo que trabajo; no busco dinero, ni fama, ni adoración”, explica en la entrevista a la BBC.