Si se está pensando en adquirir un coche, sería preferible formalizar el renting o la compra antes del 1 de enero. La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), patronal de los fabricantes de vehículos en España, ha alertado del inminente peligro de subida generalizada de los precios de la mitad de los automóviles que se vendan en España a partir de esa fecha, por la entrada en vigor la normativa de medición de emisiones WLTP, siglas que corresponden a World-wide Harmonized Light Duty Testing Procedure (procedimiento mundial armonizado de prueba de vehículos ligeros), y que se convertirá en el único sistema homologado para determinar las emisiones y consumos de los coches puestos a la venta en la Unión Europea.

La nueva normativa, más exigente que la NEDC anterior, arroja valores más altos de contaminantes para un mismo vehículo, lo que afecta a los impuestos con los que se tributa, que se calculan en base a las emisiones de CO2 de cada coche. El impuesto subiría el 1 de enero de manera automática, motivo por el que José Vicente de los Mozos, presidente de ANFAC, ha mostrado su preocupación por la “indefinición administrativa al respecto de la actualización de los tramos del impuesto a la normativa de medición de emisiones WLTP”.

Los tramos del impuesto de matriculación son del 0% (para vehículos con emisiones menores o iguales a 120 gr/km de CO2); 4,75% (para vehículos con emisiones mayores de 120 y menores de 160 gr/km de CO2); 9,75% (para vehículos con emisiones mayores o iguales a 160 y menores de 200 g/ km de CO2), y 14,75% (para vehículos con emisiones superiores o iguales a 200 g/km CO2). El cambio de paradigma de medición se espera que arroje cifras de emisiones y consumos hasta un 25% superiores con el WLTP, en comparación con las ofrecidas por el NEDC.

ANFAC reclama que se aborde con urgencia la revisión del impuesto de matriculación. Su presidente asegura que “el impuesto, si no hay cambios, subiría el 1 de enero de manera automática e incrementaría de facto los precios de los vehículos vendidos a partir de esa fecha que cambien de tramo impositivo por esta modificación técnica del cálculo de las emisiones. Este ascenso en los precios afectaría a cerca del 50% del mercado total, con un impacto especial a los vehículos fabricados en España”.

¿Cómo se prepara el sector del renting?

Borja Peña, gerente de Audi Empresa, sin querer resultar catastrofista, asegura que “la situación del sector, y de absolutamente todas las partes que intervienen en él, como fabricantes, concesionarios, talleres o proveedores es, debido a esta pandemia, más compleja que nunca. En este contexto, un nuevo escenario impositivo, que incrementaría de forma práctica el precio de los vehículos, podría provocar, sin duda, nuevas contracciones en un mercado que se prevé ya complicado en el año 2021”. El señor Peña recuerda, de paso, que “los efectos de esta pandemia, en cuanto a matriculaciones de turismos se refieren, especialmente en los meses de marzo a mayo, ya han sido evidentes, con una caída acumulada del mercado de turismos hasta el mes de septiembre de un 37%”.

Eduardo González de la Rocha, de Northgate, asegura que “el WLTP es el gran desconocido… Faltan dos meses y hay muy poca información al respecto. Nadie del sector de la automoción tenemos certezas. La subida de precios se aplicaría sobre los fabricantes y ellos serían quienes nos la trasladarían a nosotros. Lo que nos dicen, a nivel general, es que se estima que la mitad de los coches podría subir su precio en torno a un 4%, de media. Eso si el gobierno no actúa antes y no hay modificación sobre lo planificado”.

Sin embargo, y dadas las peculiaridades de negocio de Northgate, con una flota que se compone, en un 70%, de vehículos industriales (furgones medios, furgones, camiones), categorizados como mixtos/ adaptables, y que miden 1,80 metros de altura o más, que están afectos a una actividad empresarial y están exentos de impuesto de matriculación, “la posible subida sólo nos afectaría en el 30% de nuestra flota –asegura González de la Rocha–, los turismos de gama baja y, en cualquier caso, no nos afectaría de modo inmediato, porque tendremos una flota suficiente, comprada antes del 31 de diciembre, a la que no se le aplicaría la subida del impuesto.

Arval, con una enorme flota de turismos a los que sí podría afectar la inoperancia del gobierno, ha publicado en su web un amplio documento sobre lo que puede suponer el WLTP para el sector: “La aplicación de la normativa WLTP para la medición de los ciclos de consumo homologados de los automóviles tendrá un efecto importante en el mercado. En primer lugar, aumentarán las cifras homologadas de consumos y emisiones, pues esta nueva forma de medición es más estricta, con el objetivo de asemejarse más al uso de un coche en la vida real. Esto tendrá un impacto directo en el impuesto de matriculación, lo que se traducirá en un incremento medio de un 4% en el coste total de propiedad de una flota y en un aumento de la cuota mensual del renting”.

Del 36% de exentos se pasará al 7%

Ese impacto directo en el impuesto de matriculación hará que muchos vehículos que estaban exentos de su pago, al situarse hasta ahora por debajo de las cifras exigidas de emisiones, estarán obligados a pagarlo a partir del 1 de enero. Solo el 7% de los vehículos continuarán disfrutando de la exención del pago de ese impuesto, cifra que actualmente asciende al 36%. Y muchos otros coches que ya pagaban el impuesto, saltarán a un tramo impositivo superior con las nuevas cifras.

En las estimaciones de Arval, el segmento de los coches pequeños, el 77% de los vehículos que se matriculen en 2020, están exentos del pago bajo la normativa NEDC vigente, y esa cifra se reduciría en 2021 al 15% con el WLTP. De esta forma, del 22% de este segmento que paga el primer tramo (con una tasa del 4,75%), se pasaría al 74%. Y del 1% del segundo tramo (tasa del 9,75%), se subiría al 10%.

En el segmento de los coches medianos, el 33% de los vehículos matriculados en 2020 están exentos del pago, cifra que en 2021 se reducirá al 6%. Del 48% de este segmento que pagaba el primer tramo se pasará al 52%. El gran impacto estará en el tercer tramo, que pasará del 13% al 30%; y en el cuarto (tasa del 14,75%), que aumenta del 6 al 13%.

En el segmento de los coches grandes, el 28% de los vehículos matriculados en 2020 están exentos del pago de matriculación, cifra que en 2021 se reducirá al 6%. Como en los medianos, el impacto estará en el tercer tramo, que pasa del 19% al 35%; el cuarto aumenta del 2 al 11%.

Entre los coches de lujo, el 13% de los vehículos matriculados en 2020 están exentos del pago de matriculación, cifra que se reducirá al 6% en 2021. El segundo tramo caerá del 56% al 30%, mientras que el tercero y el cuarto aumentarán del 20% al 48% y del 1 al 21%, respectivamente.

El WLTP tendrá, como es lógico, un impacto en el coste total de propiedad, con cifras que van del 1% de incremento de un coche pequeño de gasolina al 5% de uno mediano diésel. Aunque a primera vista un incremento medio del 4% en este apartado puede parecer razona- ble, hay que tener en cuenta que está calculado sobre el valor NEDC. En flotas de vehículos anteriores a 2018 este incremento puede llegar al 10% en algunos segmentos.