Daniel Ruiz Esteban, responsable de Desarrollo de Negocio y Consultoría en Alphabet España. (Foto: Jacobo Medrano)

Alphabet es propiedad al 100% del grupo BMW. Es la compañía de movilidad corporativa del grupo. Su catálogo es, por lo tanto, fundamentalmente, de motocicletas del grupo, porque el segmento en el que consideran que se va a producir un incremento porcentual notable de matriculaciones de renting es entre las motos de media y alta potencia, que es el que ocupan las motos BMW.

PREGUNTA. ¿Cómo se han vivido los dos últimos años en el ‘renting’ de motos?

RESPUESTA. El sector del renting de motocicletas es bastante distinto al del resto de vehículos y, si bien en 2020 se experimentó una caída importante, esta caída se ha recuperado en 2021, en el número de matriculaciones en todo el país. De todas formas, en el renting de motos hay muy pocos datos. Los últimos de que disponemos, que los publica Anesdor (Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas), dice que en 2020 se matriculó un 3,4% del total de matriculaciones de motos en el canal de renting. Esto supone, aproximadamente, 5.300 vehículos. Comparándolo con el sector del renting del automóvil, que ese mismo año matriculó 170.000 unidades, en números redondos, es una cifra muy modesta. Lo que nos indica esto es que el potencial de crecimiento del renting de motos es enorme.

P. Pero las motos tienen una funcionalidad muy distinta a la del coche. ¿Es realmente equiparable?

R. Nosotros tocamos la moto de media y gran cilindrada y vemos el incremento de matriculaciones, y lo que hacemos es analizar las ventajas que ofrece el renting, que son muchas. Y ahí incluyo las motos de más baja cilindrada. Si una moto cuesta 2.000 euros y se piensa que hay que pagar una cuota mensual se suele pensar que vale la pena comprarla, pero no se tienen en cuenta otros factores: que el seguro de las motos es muy caro, que las ruedas se cambian cada 5.000 kilómetros y no cada 50.000, que los cambios de aceite se hacen cada 5.000 o 10.000 kilómetros… El coste de mantenimiento de una moto es, proporcionalmente, más elevado que el de un coche.

De todas formas, en las motos a partir que cuestan más de 10.000 euros, las cifras cambian mucho, porque tienen un precio reconocido en el mercado de ocasión y es mucho más sencillo el control de la gestión de las flotas.

Las motos de baja cilindrada, los ciclomotores, pensamos que tendrán menos crecimiento en el renting, porque las cuotas no serán tan atractivas, en comparación con el valor total de inversión. Pero donde sí pensamos que puede haber grandes posibilidades de crecimiento es en las motos que tienen un valor de inversión inicial más alto, como son las motos del grupo BMW,o las motos eléctricas de media y alta potencia. Ahí, el renting sí va a tener un empuje importante, como ha sucedido con los coches. Y se va a desarrollar en el cliente empresa o en el cliente administración pública, porque hace fácilmente accesible este tipo de vehículo. Y después de la empresa llegarán clientes más pequeños. Lo miremos por donde lo miremos, el crecimiento del segmento, si me apuras, puede llegar a los dos dígitos.

P. ¿Habéis entrado en las motos compartidas de los ayuntamientos?

R. Las podemos ofrecer, por supuesto. Somos multimodales a la hora de ofrecer vehículos, pero pensamos que donde hay más crecimiento es en el mercado corporativo, para flotas de empresa. Y también para la administración pública. No sé si las motos compartidas de Acciona son propiedad de Acciona o se han adquirido en modalidad de renting.