¿Cómo funcionan los fondos de inversión? ¿son aptos para todos los bolsillos? ¿Son capaces de abordar todas las inversiones?

Juanra Lucas y Ana Comellas se plantean estas preguntas, pero quieren planteárselas al considerado padre de los fondos de inversión, el financiero escocés Robert Fleming.

En 1873, Fleming constituyó un fondo que aún hoy cotiza en la bolsa londinense, el Scottish American Investment Trust, con el objetivo de invertir, entre otros proyectos, en el ferrocarril americano.

Contemporáneo del conocido J. P. Morgan, su instrumento financiero ha favorecido el crecimiento de la economía como pocos.

El señor Fleming es, además, abuelo del conocido escritor Ian Fleming, creador de James Bond, y de su hermano, el intrépido periodista y aventurero, Peter Fleming. Ambos estudiaron en Eton gracias al patrimonio de su abuelo Robert, que fundó el banco mercantil Robert Fleming & Co. (actualmente parte de JPMorgan Chase) Y además de arte financiero, Robert Fleming nos legó una de las mejores colecciones de arte escocés, la Fleming Collection.

Todo esto lo sabemos porque la inagotable curiosidad de Juanra y la intrepidez de Ana les han llevado, nada menos, a que al despacho de Robert Fleming, que en ese momento buscaba inversores para su proyecto.

De primera mano, el señor Fleming, nos contará cómo funciona su fondo de inversión. Pero claro, resolvemos una duda para quedamos con otra:

¿Cómo funcionan en la actualidad los fondos de inversión?

El asesor financiero y patrimonial Natxo de Prado nos confirma que la filosofía de los fondos sigue siento la misma: la acumulación de capitales de
distintos ahorradores e inversores, con el fin de poder acceder de forma conjunta a inversiones a las que, de forma individual, no se podría llegar.

Este instrumento financiero ha permitido “socializar las finanzas”, ya que el importe de la inversión es, realmente, accesible a cualquier ahorrador.

¿Cualquiera?

Sí, siempre que su inversión, sea del importe que sea, responda al perfil de riesgo, preferencias y horizonte temporal del inversor. Natxo de Prado desgrana las distintas clases de fondos en función de los activos en los que invierten, y hablamos con él de riesgo y volatilidad.

Y se confirma: la diversificación del riesgo es una de las principales bondades de este instrumento financiero, ya que, con cada participación, se invierte el multitud de proyectos.

La transparencia de los fondos es total y la información disponible para un inversor, más que abundante. Sin embargo, es tal la cantidad de fondos en el mercado y tan importante la adecuación inversor-fondo, que lo mejor es lo del zapatero: acudir a los que saben, a los asesores financieros.

Si quieres viajar al pasado y saber más de los fondos de inversión en el presente, coge los auriculares y dale al play. Eso sí, te adelantamos que, después de las vacaciones, seguiremos hablando de fondos de inversión…

iVoox:

Spotify:

Amazon: