Dos semanas fue lo que tardó el proceso creativo de Mario Feal, diseñador gráfico, desde que le pidieran que imaginase y desarrollase el cartel para Estación Podcast, el Festival Iberoamericano de Creación Sonora, hasta que entregó el encargo. A Feal no le hizo falta más que una versión para dejar encantados a sus clientes, que no le pidieron cambios sobre el diseño que presentó. «Ahora, las modificaciones que tenemos que hacer son por los distintos formatos en los que se reproducirá», explica, refiriéndose a si irá desplegado en una marquesina de publicidad o impreso en una camiseta.

Pero antes de llegar al momento merchandising, rebobinemos hasta el principio para contar la historia de cómo este cartel cayó en las manos de Mario Feal y qué fue lo que inspiró su diseño. «Esto parte Carlos Galán, fundador y CEO de Subterfuge (que es el sello discográfico con el que trabajo habitualmente), y de Andrés Rodríguez, presidente de SpainMedia y editor de FORBES. Primero me pidieron un logo funcional y poco después la imagen del festival, que parte de hacer un cartel y de ahí sacar todas las piezas para comunicación».

Precisamente ese despiece del que habla fue fundamental desde el inicio del proceso creativo, ya que Feal sabía que sería necesario adaptar el cartel inicial para los distintos tipos de comunicación sobre el festival que se hicieran a partir de él. «Tenía que hacer una estética que favoreciera eso. Además, Paz Galiana, que es la persona que lleva la comunicación y supervisa el diseño, me dijo que tenía que quedar muy claro que era un festival de podcast y no de música. Es decir, que el elemento principal debía ser algo distintivo del sector».

En el cartel, un característico micrófono radiofónico sustituye a la torre superior del edificio del Círculo de Bellas Artes (en Madrid, donde se celebrará el festival) en una clara alegoría a las antenas de radio. «Al pensar en el edificio del Círculo, me vino a la mente esa estética imponente de los años 30 con esos edificios Art Deco con su torre de radio, pero actualizándola a una estética más millennial», explica Feal.

Una vez el edificio se había convertido en el protagonista del hilo narrativo, en el emisor del mensaje, solo faltaban los receptores. Sin ellos, como le ocurre a la radio, el podcast no tendría sentido. «Son el componente cálido del cartel, que con sólo el edificio se habría quedado muy frío», explica Feal, quien buscó ese calor que necesitaba en el trópico (idea que atribuye a su compañera de equipo).

«No quería usar personas porque siempre acaba pasando lo mismo», dice apuntando a que si te olvidas de representar a algún colectivo puedes acabar recibiendo quejas. Para Feal, la jungla aporta al cartel el contrapunto perfecto a la frialdad del edificio. «Tiene esa poética bonita de la civilización contra lo salvaje, y esto a su vez invadiendo la ciudad cuando suele ser al revés. Le intenté dar un punto de esa poética ecologista».

Para los colores, Feal se fijó en las tendencias. «Traté de buscar tonos que se lleven actualmente y que fueran más juveniles. Ahí vi esa paleta de morado, rosa, amarillo y turquesa, que son colores alegres y juveniles, y a mí me funcionaban bien«. Le funcionaron a él y —lo dicho— a sus clientes, que se quedaron prendados de la primera versión. A partir de ahora, solo es cuestión de tiempo a que empecemos a ver su diseño en marquesinas de autobuses, camisetas y chocolatinas.