¿Qué es la mirra? Todos los años en los días previos a Reyes me surge la misma pregunta. Sé, tras buscarlo otra vez en Wikipedia, que es una sustancia aromática, pero, dado que nunca la he visto, tocado u olido, para mí es casi un producto mitológico. Una vez entendida su función, me asalta otra duda: ¿Qué clase de regalo es la mirra? Bastante bajón era ya pasar del oro al incienso, pero… ¿Y la mirra? Debajo del árbol de Navidad me entusiasmaría tanto como a un niño de 12 años una película de Kurosawa. Melchor tenía bajo el brazo la Play Station, Gaspar una camisa que quizá te pongas y Baltasar regalaba calcetines. No es el único tema que me sorprende siempre en la primera semana del año.

¿Cuándo, por qué y quién decidió que era una buena idea emplear fruta escarchada en el roscón? Estoy convencido de que fue la misma persona que inventó los mazapanes o el rosco de vino, que, seguro que tienen su público, aunque el único que yo conozca sea el del padre que come lo que sobra de la bandeja de dulces. Que me perdone la industria que manufactura y produce en masa esta colorida creación que da a los roscones un toque de diseño de Ágatha Ruiz de la Prada, pero nunca nadie me ha declarado que le chifle la fruta escarchada. Ayudará a tapar el haba, figurita y sucedáneos, pero su sabor y textura son al pecado lo que “Sálvame” al ágora griega.

La mirra y la fruta escarchada me llenan de dudas, pero si hay algo que me llama la atención la semana previa a Reyes es ver un corte de anuncios en ‘prime time’. El pasado viernes paré de contar cuando alcancé la decena en un bloque de apenas cinco minutos. Salvo alguna excepción, todos parecían un llamativo clon del anterior. Tipos musculados, mujeres con vestidos de lentejuelas, famosos andando con una conocida canción de fondo, bocas entreabiertas y palabras francesas, que siempre suenan seductoras. Vamos, que lograr diferenciar uno de ellos era tan difícil como ganar en el Mundial de Corea del Sur con Al-Ghandour como árbitro.

Pienso que muchos de estos anuncios representan al marketing que genera rechazo en los consumidores; ofrecen una visión desfasada del mundo y muy poco valor añadido. Uno de los aspectos fundamentales de las marcas es que sean capaces de desarrollar un punto de vista y un tono de voz claramente reconocibles que hagan que, independientemente de la calidad o de lo acertado que estés en lo que realices, sea innegablemente tuyo. 

Son días de preguntas sin respuesta, de tradiciones para las que me cuesta encontrar explicación. Mirra, fruta escarchada y anuncios de colonias se juntan en los primeros días del año para ponernos a prueba. La única certeza que tengo es que le pido a Melchor que, dado que por el momento nunca me ha dejado oro, puestos a elegir, prefiero que me traiga una buena fragancia. ¿Cuál? No lo sé. Por algún motivo, no recuerdo ninguna. 

Feliz lunes y que tengáis una gran semana.