El Día Internacional de la Ginebra es un excelente momento para brindar por nosotros, por nuestras familias y amigos y por el anhelado reencuentro con nuestra cotidianeidad. La ginebra es probablemente uno de los destilados más refrescantes y populares, no solo en nuestro país, sino en el mundo entero. Tras algunos años de aparente atonía, ha vuelto para reivindicarse y mostrarse orgullosa como una opción segura por su frescor y versatilidad, pero también por su acreditada historia.

Es el caso de Bombay Sapphire, que me coge más cerca, hace más de 250 años que comenzó a aportar su naturaleza imaginativa al mundo de las ginebras. Sus orígenes se remontan concretamente a 1761, cuando Thomas Dakin, uno de los destiladores pioneros de la época, creó la fórmula que con el tiempo daría lugar a la marca tal como la disfrutamos hoy. Basado en su receta, Bombay Sapphire utiliza el exclusivo proceso de infusión de vapor para extraer delicadamente el aroma de cada uno de los 10 ingredientes botánicos.

Este sofisticado método de destilación, que en su momento marcó el inicio de una nueva era de la ginebra en términos de calidad, se diferencia de los métodos tradicionales en que, en lugar de hervir los botánicos directamente en el alcohol, se mantienen separados de éste en unas cestas perforadas de cobre. Cuando los vapores calientes ascienden, los distintos aromas de los botánicos son capturados por el alcohol, lo que da como resultado un sabor más suave, aromático y equilibrado identificativo de Bombay Sapphire

Elaborada en el noreste de Inglaterra, en la destilería de Laverstoke Mill, esta ginebra es reconocible al instante por el característico color azul zafiro de su botella y por la etiqueta, en la que aparecen la reina Victoria de Inglaterra y la corona creada para ella en 1870 por la prestigiosa joyería Garrard. Sin embargo, a la familia Dakin no solo se le atribuye la creación de la receta original de la ginebra Bombay, sino también la de un singular proceso de destilación. La innovación, por lo tanto, ha sido un elemento diferenciador de esta ginebra. También está presente en su destilería de Laverstoke Mill, en el corazón de Hampshire en el Reino Unido, abierta al público que desee visitarla. Es el mejor lugar para descubrir la artesanía y la creatividad que se esconden en cada gota de la ginebra.

En este histórico espacio, rehabilitado en su totalidad por el prestigioso estudio londinense de diseño y arquitectura Heatherwick Studio, se han instalado dos espectaculares invernaderos –uno mediterráneo y otro tropical– donde se muestran los 10 ingredientes botánicos que conforman su sabor único. Laverstoke Mill ha sido reconocida como la primera destilería y la primera obra de rehabilitación en el mundo en obtener una acreditación de “Excelente” en su fase de diseño por el Building Research Establishment’s Environmental Assessment Method (BREEAM).

Una visita a Laverstoke Mill es, por lo tanto, una opción que los amantes de la ginebra no deberían perderse. Ofrece al público la oportunidad de conocer su proceso de elaboración y descubrir la historia de la marca a la vez que explorar sus métodos de producción únicos y sus botánicos.

Bombay Sapphire es además una fuente infinita de imaginación para los bartenders de todo el mundo. Por a su versatilidad, sirve como base para crear los cócteles más diversos, exóticos y sorprendentes. Cualquiera, desde los cocteleros más profesionales hasta los recién iniciados, puede sacar partido de una ginebra con tanta personalidad. Desde que Bombay Sapphire lanzó la iniciativa Stir Creativity en 2018, la icónica ginebra lidera un proyecto global para potenciar la creatividad de cada uno de nosotros. Del mismo modo que su líquido, equilibrado y versátil, la convierte en el lienzo ideal para la creación de infinitos cócteles, también aboga para que todas las personas puedan explorar y manifestar su potencial creativo en cualquier oportunidad como es ahora el día internacional de la ginebra.

José María Bardají, director de Comunicación, Medios y RR. PP. Iberia de Bacardi.