Alberto Corazón ha muerto en Madrid a los 79 años por complicaciones derivadas de problemas de salud que arrastraba desde hacía tiempo, según han informado fuentes de su entorno.

El diseñador y editor se dio a conocer como diseñador gráfico de productos editoriales y carteles a partir de 1965. No obstante, su vocación multidisciplinar le ha conducido a trabajar en el terreno del diseño industrial, la pintura y la escultura.

Su excelente trabajo le hizo ganador del Premio Nacional de Diseño en 1989 y ha sido reconocido con el Arts Directors Club de New York, el British Design y con el Design Council International. Además, ha sido el único diseñador europeo que ha recibido la medalla de oro del American Institute of Graphic Arts.

Las exposiciones, reconocimientos y premios conseguidos también por el artista en sus creaciones plásticas, tanto de pintura como de escultura, son igualmente significativos.

Reconocida trayectoria

El diseñador, pintor y escultor madrileño combinaba sus estudios universitarios en Sociología y Ciencias Económicas con el aprendizaje de dibujo y pintura. Al terminar, fundó la editorial Ciencia Nueva y Alberto Corazón Editor y se inició de forma profesional en el diseño.

Simultáneamente, hizo sus primeras exposiciones de pintura en Turín y en Milán en 1967. A estas le siguieron otras muestras tanto a nivel nacional como internacional –Munich, Reikjavik (Islandia), París, Venecia, Milán, Nueva York, Melbourne, Londres y Sttutgard. Además, participó en las bienales de Venecia y París.

Su carrera como diseñador ha sido extraordinariamente influyente desde sus inicios. Pronto adquirió un fuerte protagonismo en la industria cultural española como diseñador editorial y, con el paso de los años, se especializó en diseño gráfico e industrial.

Corazón protagonizó algunas de las iniciativas culturales más notables de los últimos años del franquismo y durante la Transición. La permanente voluntad de incidencia social de su trabajo le ha procurado también un papel destacado en la renovación de la imagen visual y el diseño de objetos para las instituciones y los servicios públicos.

Algunos de sus trabajos más conocidos son la imagen y los productos editoriales del Grupo Anaya, la imagen y la identificación y señalización de los trenes de cercanías Renfe, el teléfono Domo o la señalización de la ciudad de Bilbao.

Logos con personalidad

Creador de logos como el de la ONCE, el de Mapfre o el de los ministerios en la década de los ochenta, tiene entre sus clientes al Tesoro Público, la Biblioteca Nacional, la Universidad Autónoma de Madrid, la Casa del Libro, Hispasat, Paradores, Mapfre, Círculo de Bellas Artes, el Ayuntamiento de Murcia, la Junta de Extremadura o la Librería Antonio Machado.

Su personalidad polifacética también abarca otras áreas como la escritura: ha publicado diversos libros relacionados con el diseño gráfico, la creación plástica y ensayos.

Ha sido presidente de la Fundación Arte y Derecho, dedicada a la difusión y defensa del derecho de autor y de los creadores visuales: artistas plásticos, fotógrafos y diseñadores.

En 2006 ingresó como miembro de número en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y ha sido presidente y fundador de la Asociación Española de Profesionales del Diseño.

Miembro de la Real Academia de Bellas Artes, Alberto Corazón ha sido fundador y presidente de la Asociación Española de Diseñadores Profesionales.

Muestras de cariño en redes sociales

Tras conocerse la muerte del madrileño diseñador, las reacciones no han tardado en llegar a través de las redes sociales: