El multimillonario indio del sector industrial Pallonji Mistry, fallecido el martes a los 93 años, dirigió el grupo Shapoorji Pallonji, de 156 años de antigüedad, que construyó lugares tan emblemáticos como el edificio del Banco de la Reserva de la India en Bombay y el palacio del sultán de Omán.

Mistry presidió el Grupo SP, con intereses que van desde la construcción y el sector inmobiliario hasta la energía, hasta 2012, cuando cedió el mando a su hijo mayor Shapoor Mistry. El grupo emplea a más de 70.000 personas.

El empresario, perteneciente a la comunidad parsi, obtuvo la mayor parte de su fortuna de 15.000 millones de dólares al ser el mayor accionista individual con una participación del 18,4% en Tata Sons, el holding del grupo Tata. El extenso conglomerado, con treinta empresas, tuvo unos ingresos de 128.000 millones de dólares en su último año fiscal finalizado en marzo de 2022.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha dicho a través de su cuenta personal de Twitter que Mistry «hizo contribuciones monumentales al mundo del comercio y la industria.»

Smirti Irani, ministra india de Desarrollo de la Mujer y la Infancia, ha tuiteado que era el «fin de una era». Añadió que «una de las mayores alegrías de la vida fue haber sido testigo de su genio, de su gentileza en el trabajo».

Por su parte, el Grupo SP ha asegurado que Mistry «encarnaba las virtudes zoroastrianas de la ética, la integridad, el juego limpio en todos los tratos y el ser comprensivo y generoso con los sectores de la sociedad menos afortunados y necesitados de cualquier tipo de ayuda».

65 años como empresario

Mistry comenzó su carrera empresarial de 65 años cuando se incorporó al negocio de construcción de su familia en 1947, a la edad de 18 años. A finales de la década de 1960, Mistry cruzó las fronteras cuando consiguió el contrato para construir el palacio del sultán Qaboos bin Said al Said en Mascate. En 1975, cuando el palacio se mostró al mundo, «se convirtió en una puerta de confianza y una oportunidad para que otras empresas indias se atrevieran a aventurarse en el extranjero», dijo el Grupo SP.

Tras la muerte de su padre, en 1975, Mistry se hizo cargo de la empresa y continuó con la expansión en el extranjero. Llegó a África, donde se le atribuyen varios proyectos emblemáticos, como la oficina del presidente en Ghana y el parque informático de Ebene en Mauricio.

El multimillonario de las vacunas Cyrus Poonawalla, amigo de la familia Mistry y también parsi, dijo que Mistry «tuvo una ilustre carrera empresarial marcada por un espíritu pionero. Se basó en el legado de su familia para establecer la presencia del grupo en el extranjero. A pesar de sus logros, siguió siendo una persona discreta«.

Conflicto con Ratan Tata

Los últimos años de Mistry estuvieron marcados por las disputas con la leyenda empresarial Ratan Tata, que había elegido al hijo menor de Mistry, Cyrus, para sucederle como presidente de Tata Sons en 2011. Hasta el nombramiento de su hijo, Mistry había mantenido un perfil bajo como inversor amigo del grupo. Llegó a ser conocido como «el fantasma de Bombay House», en referencia a la sede del Grupo Tata en el sur de Bombay.

La química entre Tata y Cyrus Mistry no funcionó, y este último fue destituido en 2016, marcando el inicio de una batalla legal entre los Tata y la familia Mistry. En marzo de 2021, el Tribunal Supremo dictaminó que el despido era justo y anuló una orden del National Company Law Appellate Tribunal de 2019 para restituir a Cyrus Mistry como presidente ejecutivo.

La pandemia golpea al grupo

La pandemia resultó ser un reto para el grupo SP, que se vio lastrado por por el endeudamiento y buscó reestructurar su deuda. Eso obligó a la compañía a vender participaciones en algunos activos principales, como la empresa de bienes de consumo duraderos Eureka Forbes y la empresa de energía renovable Sterling Wilson Renewable Energy. Salió de la reestructuración en abril de 2022 tras pagar 120.000 millones de rupias (1.600 millones de dólares) como acuerdo único a 22 acreedores.

En 2016, el gobierno indio concedió a Mistry el premio Padma Bhushan por su contribución a la industria india.

Mistry renunció a su ciudadanía india en 2003 para convertirse en ciudadano irlandés y figuró en ese país en la lista de multimillonarios de FORBES.