El arquitecto Richard Rogers (Italia 1933) ha fallecido el pasado sábado a los 88 años, según ha informado su hijo Roo Rogers, aunque no ha detallado las causas del fallecimiento. Rogers ha sido el creador del Museo de Pompidou de París o de la Terminal – 4 del Aeropuerto de Barajas de Madrid.

Nació en Italia aunque sólo pasó cinco años de su infancia en la capital porque se trasladaron a Londres, lugar de procedencia de su familia. Estudió Arquitectura en la Architectural Association londinense y luego amplió su formación en la Universidad de Yale (EE UU).

Este se convirtió en uno de los arquitectos más representativos de la arquitectura funcional moderna. Primero se unió al Team 4, formado por la pareja Norman y Wendy Foster, Rogers y su primera esposa, Sue Rogers. En 1967, se disolvió el cuarteto y en solitario creció, madurando sus ideas vanguardistas en nuevos proyectos como el Centro Nacional del Arte y la Cultura Georges Pompidou en París, junto con el italiano Renzo Piano.

En 1977, fundó su propio estudio en Londres, que lleva su mismo nombre, Richard Rogers Partnership. Además, fue maestro de la arquitectura urbana al ser el autor de la Terminal – 4 del Aeropuerto de Barajas en Madrid, que fue inaugurada en febrero de 2006. Gracias a esta obra, recibió el premio «Stirling» de arquitectura, el más prestigioso de Reino Unido, concedido por el Royal Institute of British Architects (RIBA).

Entre los reconocimientos que ha recibido el arquitecto a lo largo de todos estos años, en 1991, poseía la Ordén de la Legión de Honor de Francia y contaba con la Medalla de Oro del Royal Institute de Arquitectos Británicos. Era Amigo de Honor de Barcelona, por el cambio que hizo a la ciudad y, además, la Medalla Thomas Jefferson Memorial Foundation y el Praemium Imperiale.