El tenista Manuel Santana (Madrid, 1938) ha fallecido este sábado en Marbella a los 83 años, tras varios años con un estado delicado de salud. El tenista comenzó su carrera deportiva gracias a su hermano Braulio, que hizo que Manolo Santana amara este deporte, siendo en un principio recogepelotas y se convirtiera en el líder del tenis.

Todo empezó cuando, en 1956, fue campeón de España junior. En los años 60, fue ganador en Roland Garros, en dos ocasiones, tras vencer a Nicola Pietrangeli en 1961 y 1964. Otras de sus grandes victorias han sido en Wimblendon, Open de Estados Unidos y Oro en los Juegos Olímpicos de 1968. Además, en 1965 y en 1967, Manolo Santana capitaneó a la selección española hacia la Challenge Round, la final de la Copa Davis.

En su palmarés cuenta con 37 títulos y la victoria de los Juegos Olímpicos y la plata en los dobles. Este deporte, en los años de más esplendor para Manolo Santana, no era reconocido como lo es en la actualidad. En ese momento, sólo apostaba por el tenista el que posteriormente fue presidente del Comité Olímpico Internacional Juan Antonio Samaranch. Ambos colaboraban tanto implícita como explícitamente en la promoción de este deporte e hicieron la campaña ‘Contamos contigo‘.

En 1973, colgó la raqueta, aunque nunca se desvinculó del tenis, pues era miembro del salón de la fama del tenis y se le nombró capitán del equipo nacional de la Copa Davis en dos ocasiones (1980-1985, 1995-1999). Además, actuó como director del Mutua Madrid Open, hasta hace dos años que cedió su testigo a Feliciano López y él seguía siendo presidente de honor.

Manolo Santana Racquets Club

Este Club fue fundado por el tenista Manolo Santana en 1997. Un lugar de referencia para el mundo del tenis en Marbella. Es un club deportivo con una gran variedad de actividades deportivas y de ocio para toda la familia en un entorno natural único y exclusivo.

Antes de su academia, Santana dirigió en Marbella el club de tenis Puente Romano, el más prestigioso de la localidad costasoleña, gracias a su amistad con el anterior director, el famoso tenista Björn Borg.

Enamorado de la ciudad, Santana empezó viviendo entre Madrid y Marbella hasta pasar la mayor parte del tiempo en el sur y, por las mañanas, pelotear en las pistas de su club.