El príncipe Hans Adam II y la princesa Marie de Liechtenstein

Este sábado, 21 de agosto, ha muerto la princesa Marie de Liechtenstein, esposa del príncipe Hans Adam II, a los 81 años a consecuencia del infarto cerebral que sufrió a mediados de la semana pasada. Así lo confirmaba la Casa Real del Principado, a través de un comunicado: «Su Alteza Serena, la Princesa Marie von und zu Liechtenstein murió el 21 de agosto de 2021 a las 4:43 pm en el hospital de Grabs. Después de que su salud se deteriorase después de un derrame cerebral el 18 de agosto de 2021, ha fallecido en presencia de su familia y después de recibir los Santos Sacramentos de la Última Cena, en paz y con gran confianza en Dios».

La princesa María nació en Praga en 1940, y era la cuarta de los siete hijos del conde Ferdinand Carl Kinsky von Wchinitz und Tettau y su esposa, la condesa Henriette von Ledebur-Wicheln. En 1945, tras la Segunda Guerra Mundial, la familia fue expulsada la antigua Checoslovaquia y se estableció en Alemania.

Marie estudió Artes Gráficas, viajó a Reino Unido y Francia para mejorar los idiomas y trabajó como diseñadora industrial antes de conocer al príncipe que se convertiría en su marido.

En 1961, durante una visita a Vaduz, la capital de Liechtenstein, conoció a su primo, el entonces heredero al tronom Hans-Adam. Cuentan que para él fue amor a primera vista, pero que tuvo que insistir hasta que Marie le hizo caso. Se casaron el 30 de julio de 1967, en una ceremonia a la que asistió la reina emérita, doña Sofía, entre otras importantes figuras de la realeza europea.

Con la muerte de su suegro, Francisco José II de Liechtenstein, en 1989, Marie se convirtió en la princesa consorte. Desde entonces, ha desarrollado una intensa labor al frente de varias instituciones sociales en su país como haber ostentado el puesto de presidenta honoraria de la Cruz Roja de 1985 a 2015.

Marie y Hans Adam II tuvieron cuatro hijos: el príncipe heredero Alois (1968), el príncipe Maximiliano (1969), el príncipe Constantino (1972) y la princesa Tatiana (1973). En 2004, su marido, traspasó el poder a su hijo Alois, aunque permaneció siendo continúa el Jefe de Estado y el monarca europeo más rico, con un patrimonio estimado en 4.400 millones de dólares (3.750 millones de euros).