Foto: Cushman & Wakefield

La consultora inmobiliaria Cushman & Wakefield ha puesto en marcha más de 350 medidas para adaptar el primer centro comercial de Madrid para la reapertura en la ‘nueva normalidad’ tras la crisis por coronavirus.

Islazul, situado en el distrito madrileño de Carabanchel, cuenta con códigos visuales, vinilos en forma de rotonda que indican el sentido de los flujos de circulación por el centro comercial o desinfección periódica son algunas de las medidas para garantizar la seguridad de los consumidores en la totalidad del espacio comercial.

De esta forma, las principales áreas de intervención han sido zonas de acceso como parkings, escaleras, ascensores, oficinas, aseos, áreas de descanso o pantallas digitales, entre otras. Además, el centro controlará el aforo, que se prevé estará limitado a través de un sistema digital y automático.

La firma tiene previsto adaptar un total 37 centros y parques comerciales en España con una superficie bruta alquilable (SBA) de 1,7 millones de metros cuadrados.

Uno de los responsables de la puesta en marcha de este proyecto es Jesús Silva, director general de Cushman & Wakefield en España desde el pasado mes de febrero.

El ejecutivo, que reporta a Oriol Barrachina, CEO de Cushman & Wakefield en España, cuenta con veinte años de experiencia en el sector y ocupaba desde 2007 el cargo de director de UBS Asset Management en España y Portugal.

Con este nombramiento, la firma busca continuar impulsando el fuerte crecimiento que Cushman & Wakefield experimenta a nivel nacional desde hace cinco años.

Silva, licenciado en Administración de Empresas por la Universidad de Sevilla y MBA del Instituto Internacional de San Telmo, inició su andadura profesional como gerente en Dianpa (1996-2001), para luego pasar a ser Asset Manager en Rodamco Europe (2001-2007).