Meliá Hotels International registró un beneficio consolidado atribuido de 52,6 millones de euros hasta septiembre frente a las pérdidas de 166,3 millones de euros que contabilizó entre enero y septiembre del año anterior.

La cadena hotelera alcanzó unos ingresos de 1.273,43 millones de euros en los primeros nueve meses, más del doble de los 595,2 millones del mismo periodo del año anterior.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) sin plusvalías fue de 328,5 millones en los primeros nueve meses, cinco veces por encima de los 64,6 millones de un año antes.

Además, el beneficio operativo se situó en 133,9 millones de euros, en oposición a los 130,3 millones negativos de los primeros nueve meses de 2021, y los gastos operativos se incrementaron en un 76,7%, hasta los 931,5 millones de euros.

Pocos días antes de presentar los resultados correspondientes a los nueve primeros del año, la compañía anunciaba la firma de dos nuevos hoteles en México, ambos de nueva construcción, que suman un total de 330 habitaciones, según ha señalado la compañía en un comunicado.

Asimismo, la familia Escarrer ha aumentado recientemente su presencia en el accionario de Meliá Hotels International, una recompra de acciones que manda al mercado un claro mensaje de confianza con las perspectivas de crecimiento que presenta la compañía, según publica El Economista.

Impulso a la expansión de Meliá

Graduado en Wharton School, Universidad de Pennsylvania (Estados Unidos), donde cursó la especialidad de Finanzas y Gestión Empresarial, Gabriel Escarrer Jaume trabajó durante tres años en el Departamento Internacional de Finanzas Corporativas del Banco de Inversión Salomon Smith Barney en Nueva York. Desde allí participó, en 1996, en la salida a bolsa de la Compañía Meliá Hotels International, fundada por su padre, Gabriel Escarrer Juliá, a la que inmediatamente después se incorporaría, desarrollando simultáneamente un Postgrado personalizado en “Business Administration” en ESADE. El ejecutivo lideró un fuerte impulso a la expansión y a la transformación tecnológica de la cadena hotelera familiar.

Como consejero delegado –cargo que ostenta desde 1999–, Escarrer abordó otro importante reto al lanzar un ambicioso plan de remodelación de los activos hoteleros, y desde entonces no ha dejado de luchar por mantener la posición de vanguardia de Meliá en el sector hotelero español, ampliándolo además a escala internacional.

El ejecutivo combina una fuerte visión y enfoque financiero, aquilatados por su sólida formación y su trayectoria en la materia –que le llevan a presidir un organismo como el Consejo Asesor de BBVA en la Región de Levante– con una vocación e inquietudes netamente “hoteleras”, como la orientación al cliente, la innovación en servicio y experiencias, o la diversificación y el seguimiento de las últimas tendencias.

Vicepresidente y CEO de Meliá Hotels International desde el año 2009, Escarrer ha consolidado su liderazgo a través de la eficaz respuesta de la compañía frente a la crisis internacional y la gestión de un cambio cultural y organizativo sin precedentes, con un balance netamente positivo en los planos corporativo y del equipo humano que incluye una creciente consolidación financiera, así como una constante expansión de sus marcas tanto en sus mercados tradicionales como en nuevos mercados.

En 2016, tras sesenta años al frente del Grupo, el fundador pasó a ser presidente no ejecutivo, traspasando sus facultades ejecutivas a Gabriel Escarrer Jaume, con el respaldo unánime del Consejo de Administración. Escarrer conserva los cargos de vicepresidente y CEO, ya como primer ejecutivo del grupo.

Como líder de una empresa familiar y responsable, Gabriel Escarrer no ha cesado de impulsar la política de responsabilidad corporativa y sostenibilidad en sus dimensiones social, económica y medioambiental, y la ética y los valores corporativos que deben sustentar la actuación de una compañía que, como referente de la industria, asume una mayor proyección pública y responsabilidad.