Félix Abánades, presidente y consejero delegado de Quabit Inmobiliaria, está relacionado directamente con el mundo empresarial y el desarrollo del sector inmobiliario durante las últimas décadas. Tanto es así que su dilatada experiencia ha sido clave para reposicionar nuevamente a Quabit entre las primeras promotoras inmobiliarias en España.

El empresario ha mostrado confianza en el plan de negocio de la firma a lo largo de los años. De hecho, el pasado mes de julio se reforzaba en el capital social de la inmobiliaria al elevar su participación del 16,7% hasta el 17,4%, y en octubre volvía a incrementar su participación hasta el 20,3%.

Y no es el único que ha puesto el ojo en estas operaciones. Carlos Slim, que controla la inmobiliaria española Realia, además del grupo consturctor FCC, también lo ha hecho. El empresario mexicano entra en Quabit Inmobiliaria con la compra de una participación del 3%, valorada a precios actuales de cotización en cinco millones. Slim cuenta a través de la firma inversora Carso con 4,47 millones de acciones.

En este sentido, el empresario se ha convertido en uno de los accionistas de referencia de Quabit por detrás de su presidente (20,3), Julius Baer Group (8,7%), Francisco García Paramés (5,1%), Gescooperativo (3,5%) y Sankar Real Estate (3,3%).