Desde su posicionamiento en España en 1994, Lidl no ha parado de crecer, reforzando su apuesta por la región con una inversión continuada destinada a ampliar y mejorar su red de tiendas y centros logísticos y a incrementar su plantilla para adaptarse al crecimiento que ha venido experimentando a nivel nacional en estos 25 años.

En la actualidad, la cadena de supermercados Lidl cuenta con 580 tiendas en España, aportó 5.500 millones de euros al PIB nacional –el 0,5%–, lo que supone un 21% más en solo dos años, gracias a su actividad directa, indirecta e inducida, que le permite generar más de 113.000 empleos entre directos e inducciones, según se desprende del ‘Informe de impacto corporativo 2018 de Lidl en España’, realizado por la consultora PwC.

Bajo la dirección de Claus Grande Sánchez, Lidl se ha situado por encima de otros grandes operadores de su sector y es también un dinamizador del empleo en España. En los últimos cuatro años ha incrementado su plantilla un 40%, consolidando 4.000 nuevos puestos de trabajo, hasta superar los 14.000.

Además, su aportación al mercado laboral no solo se refleja en su capacidad para crear empleo directo, sino también en el empleo indirecto e inducido que genera su actividad en España. Así, por cada puesto de trabajo directo que crea, genera otros 7 adicionales al país. Así pues, la cadena ya genera el 0,59% de todo el empleo de España y su impacto se extiende por todas las zonas del territorio nacional.

Nuevas responsabilidades

Hace algo más de dos años, en septiembre de 2017, Claus Grande Sánchez fue nombrado director general y CEO de Lidl en España, tras casi 17 años como director general de Ventas y Operaciones.

Con este nombramiento, Grande, licenciado en Administración y Dirección de Empresas, asumía nuevas responsabilidades en el órgano de dirección de la empresa a nivel internacional, ocupándose del desarrollo del negocio de Lidl para distintos mercados.