Art Basel ha vuelto a Miami Beach. Yates y automóviles de lujo, el desfile de famosos, coleccionistas millonarios: nada escapa estos días en Miami al embrujo del banquete artístico y espectáculo de la feria de arte contemporáneo más importante de América, que ha abierto este jueves sus puertas al público general.

Son muchos los rostros conocidos que aterrizan esta semana en Miami para curiosear por las galerías y secciones de la feria, adquirir alguna pieza y, no en menor medida, dejarse ver en las numerosas fiestas exclusivas que tienen lugar en los grandes hoteles y clubes de la ciudad.

Hacía dos años que no se celebraba presencialmente la gran cita americana con el mercado del arte. La pandemia tiene la culpa. En este sentido, Marc Spiegler, director global de Art Basel, ha garantizado durante la jornada inaugural que el diseño de la feria, que convoca 253 galerías, la mitad de ellas internacionales, se ha hecho “del modo más seguro posible”.

Tras 15 años como periodista que cubría una amplia gama de temas –especialmente arquitectura, diseño, tecnología y el mundo del arte–, Spiegler se incorporó a Art Basel como Director de Estrategia y Desarrollo en 2007, y un año después fue nombrado codirector. En 2012, le designaron director global.

Desde su nombramiento como codirector hace trece años, la organización ha pasado de tener 22 ETC a los casi 100 que en la actualidad dirige ahora como director global, debido a la incorporación de Art Basel en Hong Kong, la ampliación de las actividades más allá de las ferias de arte, como Art Basel Cities, y un sinfín de iniciativas digitales.