La competición que da la vuelta al mundo a vela, The Ocean Race, acaba de batir uno de esos récords difíciles de olvidar: el patrón Kevin Escoffier y su Team Holcim-PRB han pulverizado los datos de distancia navegada en 24 horas en la clase de monocascos.

El primero en caer fue el ’24-hour Speed Record Challenge’ (Desafio del récord de velocidad en 24 horas) de The Ocean Race –patrocinado por Ulysse Nardin– establecido previamente en 602 millas náuticas por el Team AkzoNobel de Simeon Tienpont en la pasada edición.

Unas horas más tarde, caía el récord absoluto de monocascos, 618 millas náuticas, establecido por el Comanche, de 100 pies, en 2015. A las 06:30 UTC de la mañana del viernes, el Team Holcim-PRB había alcanzado una cifra de 640,9 millas náuticas. Las condiciones han sido casi perfectas para batir el récord, navegando de través con 25-27 nudos de viento y con el estado del mar relativamente plano.

Tras el éxito, Escoffier ha destacado: «¡Es un gran barco! Estoy muy feliz, no todos los días podemos hacer batir un récord como este así. Estoy muy feliz también por todo el equipo, después de lo que pasó en la etapa 4 (el equipo se retiró tras desarbolar) no sabíamos qué iba a pasar después, y vamos a hacer todo lo posible para ganar la etapa 5, por supuesto, pero creo que es una buena recompensa para todo el equipo».

Esta velocidad extrema ha acercado al equipo a solo unas millas del 11th Hour Racing Team, que continúa liderando la etapa. De hecho, Escoffier había pronosticado que batirían el récord ese mismo día: «Ayer alcanzamos un frente. Pasamos por delante de él y ahora lo estamos siguiendo amurados a estribor, lo que nos da velocidades altas… El mar está plano… Si sigue así, volveremos a batir el récord de 24 horas».

El anterior poseedor del récord de The Ocean Race, Simeon Tienpont, mostró su admiración por el nuevo logro. «Quiero felicitar enormemente a la tripulación del Holcim-PRB. Cuando me desperté esta mañana, se me puso una gran sonrisa… Para mí, personalmente, es genial ver a estos barcos batir el récord de la regata, pero también el récord de 24 horas al vencer a un maxi de 100 pies. Es muy bueno para el deporte, muestra de lo que somos capaces en estos días, con todas las técnicas e innovaciones de los foils. Debe ser muy emocionante para ellos, creo que este es un récord que será difícil de romper».

El Team Holcim-PRB no ha estado solo en esta misión sin precedentes. De hecho, el primero en llegar a las condiciones favorables fue el 11th Hour Racing Team, que también fue el primero en superar el récord.

Los americanos hicieron 611,9 millas náuticas, un logro muy destacado si tenemos en cuenta que el equipo informó de una colisión con lo que la tripulación «sospecha que es un mamífero marino o un animal gigante…».

El barco sufrió un frenazo repentino y, según el equipo, el trímer Charlie Dalin sufrió lo que parecía una leve conmoción cerebral y el reportero a bordo Amory Ross se lesionó el hombro. Después de consultar con el médico de la regata, que ha prescrito descanso y control, el equipo continúa la navegación hacia Aarhus. El barco no parece estar dañado y permanece al frente de la flota.

Casi 80 millas atrás, el Team Malizia fue el último del trío de cabeza que llegó a las condiciones de récord y el equipo está comenzando a publicar estadísticas impresionantes. A las 10:00 UTC, el patrón Boris Herrmann y su tripulación estaban cerca de las 625 millas y seguían subiendo.

Más atrás, la tripulación del Biotherm de Paul Meilhat todavía está luchando contra condiciones muy diferentes a las del trío de cabeza, y aunque la velocidad de su barco está aumentando, ahora están casi 400 millas por detrás.

La llegada prevista para la meta en Aarhus ha avanzado con las condiciones récord hasta el 29 de mayo. Hay que tener en cuenta que todos los récords mencionados en esta historia deberán ser ratificados por el World Sailing Speed Record Council.