El astillero italiano Rossinavi demuestra que tiene una mirada fresca, saliéndose de los límites del diseño convencional al presentar su último concepto. Y debo admitir que su colaboración en el catamarán con Zaha Hadid Architects (ZHA), que presenta el aspecto único de un diseño de ZHA, junto con la tecnología ecológica y la construcción de alta calidad por las que es conocido Rossinavi, es un soplo de aire fresco.

De hecho, este catamarán construido por Rossinavi tiene como objetivo mantener ese aire «fresco» y se presenta como el buque insignia de la tecnología verde del astillero, que cuenta con tres niveles de paneles solares integrados a la perfección en el diseño para cargar un paquete de baterías de alta eficiencia. Un centro de control impulsado por inteligencia artificial supervisa el consumo de energía y el estado de la batería, además de observar el impacto medioambiental, de modo que este barco, llamado Oneiric, puede navegar hasta el 100 % del tiempo en modo totalmente eléctrico con cero emisiones en las condiciones adecuadas.

Sigue leyendo este artículo en la web de Nautik Magazine, el medio de comunicación de Forbes España sobre economía azul