La salinidad del aire, el viento rozando el cabello y una cubierta de teca calentando las plantas a tus pies. Mientras el patrón vira hacia el último tramo de la autopista marina, cerrando la brecha entre el océano y el puerto, una mancha se eleva en una ladera volcánica llena de viñedos de color esmeralda.

Rachel Carson, bióloga marina estadounidense, conservacionista y autora de «Primavera silenciosa», dijo una vez sobre la costa: «En cada montículo, en cada playa curvada, en cada grano de arena está la historia de la tierra». Esta observación intemporal se aplica específicamente a los viajes en barco a través o alrededor de cualquier zona vinícola, un enfoque que revela al estudiante de la uva los contornos de un paisaje y el origen geológico de un viñedo. Por supuesto, no es necesario tener una visión erudita de la viticultura para disfrutar del placer hedonista de navegar entre puertos de escala para comer y beber el «jugo» de un lugar desconocido.

Navegar por las zonas vinícola del Mediterráneo o de Nueva Zelanda, ya sea en balandro, catamarán o incluso en yate a motor, debería figurar entre las experiencias de todo viajero al menos una vez en la vida. De los tres tipos principales de alquiler de barcos, sin tripulación, con patrón o con tripulación, la habilidad y el presupuesto son los factores más importantes. Cualquiera que sea su elección final, estos cuatro destinos ofrecen vistas y vinos singulares, y quizás algunas lecciones desde la perspectiva del agua que desmitifican el líquido en su vaso.

Sigue leyendo este artículo en Nautik Magazine, la web de Forbes España sobre economía azul