Es indiscutible que la joven estadounidense y su último disco 1989 reinan en el panorama musical, desde las tiendas de discos donde su álbum se vende por millares hasta los escenarios están a sus pies. De hecho, su Tour 1989 ha recaudado más de 250 millones de dólares, superando el récord establecido por la gira norteamericana de los Rolling Stones con un total de más de 200 millones de dólares en el tramo de América del Norte. Pero sus ingresos no acaban ahí, ya que esta versátil artista ha sabido conquistar a públicos de todas las edades, lo que ha convertido su rostro en una rentable imagen para marcas como Keds, Diet Coke o Apple, entre otros. En el periodo considerado por nuestra lista—desde el 1 de junio de 2015 hasta el 1 de junio de 2016—Swift vendió más de tres millones de álbumes y participó en cuatro campañas publicitarias.

Mientras, la cantante británica Adele le sigue en segundo lugar, con ganancias de 80.5 millones de dólares (74 millones de euros) que, a diferencia del resto de sus compañeras de lista y de casi toda la industria, ha ganado principalmente con la venta de discos. Su último trabajo, 25, fue el álbum más vendido de 2015. Detrás están Madonna y su gira mundial Rebel Heart que ha recaudado 170 millones de dólares (153 millones de euros), lo que se traduce en ganancias de 76 millones de dólares (70 millones de euros) para la veterana del pop. Tras esta gira, el total de ingresos percibidos por la artista en los tours de toda su carrera se eleva a la impresionante cifra de 1.400 millones de dólares.

El puesto número 4 lo ocupa la princesa de Barbados, ya que con sus últimos sencillos Rihanna ha arrasado en las listas de éxitos de todo el mundo y entre sus hits y las giras ha recaudado 75 millones de dólares (68.5 millones de euros), entre los que se incluyen sus contratos de patrocinio con Dior, Puma, Samsung y Stance. El siguiente escalón pertenece a Queen B y sus ingresos de 54 millones de dólares, en gran parte procedentes de la puesta en escena de Lemonade, su sexto álbum No. 1. Pero es predecible que Beyoncé remonte posiciones en nuestro ranking el año que viene, ya que incluirá los 250 millones de dólares recaudados en su Formation World Tour.

En el puesto número seis está Katy Perry, que de liderar las listas el año pasado con ganancias de 135 millones de dólares (121 millones de euros) ha pasado a ingresar 41 millones de dólares (37 millones de euros) tras una temporada más calmada de giras y grandes éxitos. A la californiana le sigue en séptima posición Jennifer López con 39,5 millones de dólares (35 millones de euros). Las cuatro miembros restantes de nuestro top 10 no han tenido que sufrir tantos agotadores meses de gira por los cinco continentes y han visto crecer sus ingresos con exitosos conciertos en Las Vegas. Es el caso de Britney Spears, en octavo lugar con 30,5 millones de dólares (27,5 millones de euros); Shania Twain con 27.5 millones de dólares (24,8 millones de euros), y Celine Dion, con 27 millones de dólares (24,3 millones de euros).

En conjunto, las 10 mujeres de la lista de Forbes ganaron más de 600 millones de dólares en 2016, aunque sorprende no encontrar entre ellas ninguno de los cinco nombres que hace un año ocupaban los primeros puestos: Lady Gaga, Mariah Carey, Miranda Lambert y Stevie Nicks de Fleetwood Mac y Christine McVie. No obstante, muchas de ellas trabajan ya en proyectos que podrían catapultarlas de nuevo a liderar la lista. Sin duda, la supremacía femenina en la industria musical se ha convertido en una realidad imparable.