En este caso, la marca de coches Ford se hace con el número uno de la lista, su cuarto año consecutivo. De hecho, llama la atención que los cuatro primeros puestos estén ocupados por marcas automovilísticas. Tanto Ford como Toyota, Honda y Nissan han conseguido con destacar por su compromiso con la naturaleza y así lo han reflejado sus consumidores.

El servicio automovilístico ha cambiado su forma de contemplar el futuro y ha introducido modelos híbridos y eléctricos, así como la utilización de materiales reciclados en sus componentes. Estos puntos han sido fundamentales para que gocen, hoy en día, de la mejor reputación de las más de 100 marcas más valiosas del mundo que Interbrand analiza cada año.

Pisando los talones a las compañías de coches están las empresas tecnológicas. Entre los 10 primeros puestos aparece Panasonic, Nokia y Sony. Esta última ocupa el puesto séptimo de la lista y es la primera vez que se cuela entre las marcas más verdes. Tanto las marcas de autos como las tecnologías y electrónicas han demostrado su potencial ambiental y ocupan el 50% del total de las marcas del ranking.

El debut en la lista lo protagonizan Chevrolet (en el puesto 32), Disney (puesto 49) y Heineken (puesto 50). En cambio, hay marcas que, aunque ya habían aparecido con anterioridad en esta lista, es ahora cuando empiezan a verse sus resultados. Es el caso de la marca sueca Ikea que ha subido 14 peldaños y se sitúa en el número 19 de la lista. Junto a ella, la marca española de Amancio Ortega, Zara. También ha conseguido avanzar 14 puestos hasta llegar al 34. Por su parte, la marca de deportes Adidas ha conseguido codearse con los mejores y situarse, por primera vez, en el octavo puesto de la lista.

Y, mientras unan suben y aumentan su productividad en base a la sostenibilidad ambiental, otras desaparecen de la lista. Resiste aunque bajando puntos, la compañía de seguros AXA (en el puesto 45) y el Banco Santander (en el puesto 44).