1. Forja tu personalidad online
En Linkedln se recomienda limitar el espacio dedicado a las noticias o conversaciones a un nivel más profesional. Es recomendable unirse a grupos de Linkedln relacionados con su campo de interés e interactuar con ellos. En Facebook, la personalidad se expresa a través de aficiones y conversaciones con amigos. En esta red social suele aparecer las fotos de nuestra vida. Haz públicas sólo aquellas que den buena imagen de ti. Los jefes suelen navegar a través las fotos para obtener una mejor evaluación del estilo de vida de su posible empleado.

2. Completa tu perfil
Es importante que rellenes todos los campos con la información necesaria para que las empresas conozcan tus habilidades. En LinkedIn, esto es fácil, debido a los recordatorios para completar el perfil. Si un jefe ve que un candidato no tiene, o tiene poca presencia en la red, puede llegar a pensar que es un síntoma de dejadez y falta de compromiso.

3. Busca recomendaciones
Tener recomendaciones de compañeros o jefes de otros trabajos se valora mucho en una entrevista, ya que es la representación más exacta de cómo es percibido en las redes sociales el candidato al trabajo. Además, se pueden enfatizar cuáles son los aspectos en los que mejor trabajas.

4. Comparte tu éxito

Tus futuros jefes quieren ver tu historial de trabajo pero también tus logros. Las historias de éxito son una buena manera de mostrar que puede llegar a ser un empleado valioso para esa empresa. Si es posible, utiliza números para destacar tu éxito. Sirve de gran utilidad cuando se están comparando posibles candidatos.

5. Muestra una imagen profesional
Se recomienda utilizar una fotografía profesional en Linkedln. Es un escaparate en el que te muestras por primera vez ante una empresa y debe trasmitir seriedad y responsabilidad. Puedes intentar destacar entre los demás haciendo que tus redes sociales sean visibles y postulándote como el trabajador ideal.