Para conseguir esos resultados, la OCDE comparó el salario promedio anual de cada país y después restó los impuestos sobre la renta federales y locales junto a las contribuciones de los empleados a la seguridad social. Estos análisis se basan en trabajadores solteros sin hijos con el salario medio del país.

Los resultados han mostrado que las mayores cargas fiscales están en Bélgica, Alemania y Dinamarca. Por el otro lado, las más bajas la tienen los surcoreanos, mexicanos y suizos.

Los impuestos y la seguridad social en el salario promedio serían: