Hay que reconocer que la tecnología nos ha facilitado la vida hasta un punto que hace 20 e incluso 10 años no imaginábamos. Pero como todo, tiene sus inconvenientes. Y es que cuanto más fáciles nos ponen las cosas, más “idiotas” nos volvemos. Lo que está claro es que hoy día no podemos prescindir de muchas de las tecnologías que tenemos a nuestro alrededor porque se han convertido en parte de nuestro día a día. Una buena solución es no abusar de ellas y sobre todo, no depender jamás.

1. Televisión. La más conocida y extendida de las tecnologías. Minúsculo será el porcentaje de personas sin al menos un televisor en su casa. Puede provocar aisamiento, conjuntivitis, sedentarismo (y con ello sobrepeso) o vicios posturales.

2. Teléfono móvil. Otra de las tecnologías más extendidas, quizás pensada para acercar a la gente y que logra todo lo contrario, separarla. ¿Quién no ha estado en una mesa en la que la mayoría de los comensales están pendientes de tu smartphone?

3. Twitter. Una información publicada en el diario Telegraph y realizada por la Dra. Tracy Alloway, psicóloga de la Universidad de Stirling en Escocia, aseguraba que los mensajes de Twitter no exigen un esfuerzo mental para interpretar y procesar la información correctamente.

4. Mails y chat. La comunicación verbal se ha visto extremadamente mermada por la existencia de estas dos aplicaciones. Todos alguna vez hemos visto comunicarse en la oficina a dos personas separadas por unos metros por chat o email.

5. PowerPoint. Franck Frommer, un periodista francés, escribió el libro “El pensamiento PowerPoint: indagación sobre este programa que te vuelve estúpido”. En él aseguraba que la mayoría de las veces cuando una persona abandona una sala donde se han proyectado estas diapositivas, tardaba muy poco en olvidarlo todo.

6. Internet. Según muchísimos expertos el uso constante de internet y los buscadores merma la capacidad intelectual de las personas, además de su concentración. Adiós al esfuerzo mental de buscar la documentación en libros o enciclopedias.

7. Facebook. Un estudio de la Universidad de Ohio afirma que los alumnos que más usan Facebook, sacan peores notas. La capacidad de socializarnos online y actualizar continuamente nuestros perfiles para ver qué ha cambiado en la vida de los demás de un minuto a otro es ciertamente preocupante.

8. Agenda electrónica. Hace unos años sabíamos muchísimos números de teléfono de memoria. ¿Ahora? Ahora hay quien ni siquiera recuerda el suyo.

9. Videojuegos. Una de las tecnologías más adictivas. Aunque la mayor parte de las personas que hacen uso de ella son hombres, también hay mujeres. El tiempo pasa sin que te des cuenta y puede llegar a resultar fatal para las relaciones personales, la autoestima e incluso para una buena y sana percepción de la realidad.

10. Mando a distancia. ¿Quién no ha oído hablar de “la guerra del mando a distancia”? Auténticas batallas por ese aparato que tanto nos facilita no mover ni un pelo para ver lo que queramos o cambiar de emisora. Y qué decir del “zapping”, pasar una y otra vez de cadena para verlo todo y no acabar viendo nada.