La Global Cities Business Alliance ha lanzado el estudio Housing for Inclusive cities: the economic impact of high housing costs, en el que revela el precio medio de alquiler de las 15 ciudades más influyentes del planeta, en materia de relevancia económica, tanto a nivel local como internacional. Los precios de las viviendas son una característica clave del éxito económico de muchas ciudades. Por eso, el estudio también analiza su impacto económico sobre las personas que las habitan. Los datos del estudio han sido extrapolados del informe Prices and Earnings del banco de inversión suizo UBS, y ajustados a los precios medios de todas las zonas de la ciudad, no solo del área más céntrica.

Para nuestra sorpresa, ciudades como Londres, Nueva York o Hong Kong no son las más caras ni las menos permisibles en comparación con los ingresos percibidos. Aunque el precio de alquiler ronda los 2.000 euros mensuales, la ciudad con el alquiler más caro es San Francisco, con una escalofriante cifra de 2.488 euros mensuales. Sin embargo, Pekín es la ciudad más cara en comparación con la renta de sus habitantes, teniendo que destinar el 122% de los ingresos netos al pago de la vivienda. En el otro extremo está Ciudad de México, con un alquiler que ronda los 385 dólares y una dedicación del 58% de los ingresos al pago del alquiler, y Boston o Sao Paulo son las ciudades más baratas en comparación con los ingresos, con una aportación del 30% al alquiler.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11355]