Bélgica es la nación de la OCDE con la carga más alta de impuestos, por fuente de ingresos sin hijos. Las personas sin hijos que trabajan allí tiene un impuesto sobre la renta del 55,3% en comparación con el 40,4 % de una fuente de ingresos casada y con dos hijos. Las personas que trabajan en Alemania y que no tienen hijos también se enfrentan a altas tasas de impuestos, un 49,4 %, mientras que un trabajador con el mismo estatus en los Estados Unidos podría soportar una carga tributaria del 31,7 %.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=11353]