La loca lucha por adoptar la Inteligencia Artificial en medio de la crisis del covid 19 es oficialmente una vieja noticia. Interactuamos con la IA tan fácilmente como lo hacemos con nuestros teléfonos inteligentes, a través de asistentes de voz, atención al cliente, tareas automatizadas, autopago, detección de fraudes, decisiones de atención médica e infinitamente más aplicaciones invisibles que afectan nuestra vida diaria.

Las inversiones en investigación y aplicaciones de IA alcanzarán los 500 mil millones de dólares (474,50 mil millones de euros) para 2024, según la firma de investigación IDC. Y PwC predice que la IA contribuirá con 15,7 billones de dólares (14,91 billones de euros) a la economía global para 2030. Con todo ese dinero fluyendo, puede ser difícil averiguar qué es lo que viene, pero surgen ciertas tendencias.

Nuestra cuarta lista anual AI 50, producida en colaboración con Sequoia Capital, reconoce a las empresas privadas norteamericanas destacadas que hacen el uso más interesante y eficaz de la tecnología artificial. La lista de este año se lanza con un nuevo diseño generado por IA y múltiples anuncios de rondas de financiación que surgieron después de que nuestro estimado panel de jueces dejara sus lápices metafóricos.

Los nuevos integrantes reflejan el creciente interés de los capitalistas de riesgo, así como la creciente variabilidad en las nuevas empresas centradas en la IA que hacen usos únicos de las tecnologías existentes, otras desarrollan las suyas propias y muchas simplemente permiten que otras empresas agreguen la IA a su modelo de negocio.

Hugging Face se estrena en AI 50 tras pasar de ser un discreto desarrollador a un unicornio de 2 mil millones (1,9 mil millones de euros). La plataforma de código abierto (llamada así por el emoji) alberga lo más parecido a los modelos de procesamiento de lenguaje natural plug-and-play, que los desarrolladores utilizan para entrenar chatbots y otras herramientas para sus propias organizaciones. Hugging Face también está demostrando ser un eje importante en las ligas mayores, asociándose en proyectos con Qualcomm y Amazon, entre otros.

El cuarto año de AI 50 también anuncia la aparición en la lista de tres nuevas empresas que también brindan arquitectura de IA a las principales compañías. No sorprende ver al exalumno de Forbes Under 30 Alex Wang y su compañía Scale AI, de regreso con una valoración de 7,2 mil millones de dólares (6,84 mil millones de euros) y un nuevo acuerdo con el Centro Conjunto de Inteligencia Artificial del Departamento de Defensa. La plataforma de soporte automatizado Moveworks marca su racha AI 50 con una valoración de 2,1 mil millones de dólares (1,99 mil millones de euros) y un gran avance con la IA conversacional que ahora puede comprender los matices en seis idiomas. Y Domino Data Lab regresa con una valoración de 800 millones de dólares (759,84 millones de euros).

Estos hat tricks de AI 50, las empresas que han estado en la lista tres años seguidos, ilustran la amplitud y profundidad de la inteligencia artificial e incluyen Abnormal Security (ciberseguridad), AMP Robotics (robots de reciclaje), ASAPP (servicio al cliente), Cresta (soporte de ventas), Databricks (análisis) y Genesis Therapeutics (descubrimiento de fármacos).

Pero basta de viejos perros: la lista AI 50 de 2022 también presenta algunas empresas novedades fascinantes. Overjet salió de la clandestinidad en 2021 para convertirse en el primer producto de IA dental aprobado por la FDA. La cofundadora y directora ejecutiva, la Dra. Wardah Inam, quien realizó su trabajo de posdoctorado en detección biomédica en el laboratorio de informática e inteligencia artificial del MIT, tuvo la idea de Overjet cuando su nuevo dentista le recetó un plan de tratamiento muy diferente a los que había recibido antes. Waabi, fundada por la pionera en inteligencia artificial y científica informática Raquel Urtasun, cree que está adoptando un nuevo enfoque para crear tecnología de conducción autónoma para camiones de larga distancia. Y los cofundadores de Aurora Solar, Chris Hopper y Sam Adeyemo, conocieron la ineficiencia de las ventas de energía solar como estudiantes de Stanford cuando instalaron paneles en una escuela en África Oriental. Esa frustrante experiencia los inspiró a desarrollar las tecnologías de modelado y medición patentadas de Aurora Solar para ayudar a acelerar y reducir el costo de las instalaciones de energía solar.

La lista Forbes AI 50 se ha hecho a través de un proceso de envío abierto a cualquier empresa con sede en América del Norte, de propiedad privada y de desarrollo de tecnología que permite que las máquinas aprendan de la experiencia o de nuevos datos o realicen tareas similares a las humanas, como reconocer voz o imágenes, clasificar información y predecir resultados. La aplicación pedía a las empresas que proporcionaran detalles sobre su tecnología, modelo de negocio, clientes y aspectos financieros como financiación, valoración e historial de ingresos (las empresas tenían la opción de enviar información de forma confidencial, para fomentar una mayor transparencia).

En total, Forbes recibió más de 400 entradas. A partir de ahí, nuestros socios de capital de riesgo aplicaron un algoritmo para identificar más de 120 con las puntuaciones cuantitativas más altas y, luego, un panel de 12 jueces expertos en IA del mundo académico, nuevos ejecutivos de OPI, empresas de capital de riesgo y de tecnología internacional identificaron las 50 empresas más atractivas. Las empresas privadas de IA que fueron incubadas, financiadas en gran medida o adquiridas por grandes empresas tecnológicas, industriales o de fabricación, incluidos algunos de los principales desarrolladores de vehículos autónomos, no fueron elegibles para ser consideradas.

Lee aquí la lista completa.

*Editado por Helen A.S. Popkin, Alan Ohnsman y Kenrick Cai.