Se conocieron en la Universidad de Barcelona, pero fue en Londres donde Eric Sas (Barcelona, 1994) y Alan Company (Querétaro, México, 1994), fundadores BCN Visuals —director creativo y director de operaciones, respectivamente— empezaron a barajar la posibilidad de emprender juntos y a dar vueltas a distintas ideas, entre ellas lo que fue el germen de la empresa con la que han agitado la industria de la publicidad. Sus anuncios, en los que utilizan los efectos visuales del cine 3D han revolucionado la publicidad exterior hasta el punto de que en poco menos de un año han logrado lo que apenas soñaban con conseguir en más de una década: «No nos imaginábamos la acogida que estamos teniendo», reconocen. «Cuando empezamos estábamos dispuestos a dedicarle cinco años sin recompensa. Este éxito nos lo podíamos esperar dentro de 20 años«. Ahora, ya tienen oficinas en Barcelona, Nueva York y Londres.

P.- ¿Cómo surge BCN Visuals?

Alan: La empresa nació originalmente haciendo efectos visuales para películas. Un día nos propusieron un proyecto para unas pantallas LED en unas oficinas. Nuestro objetivo era engañar al ojo humano, que la gente no supiera si lo que veía era real o una recreación.

Eric: En cuanto vimos sus reacciones, nos dimos cuenta de que teníamos la oportunidad y la capacidad de sorprender al público, en la misma calle, de camino al trabajo o de paseo por la ciudad. Venimos de la industria del cine para hacer anuncios de cine, somos el Hollywood de la publicidad exterior (risas). P.-

¿Con qué capital empezaron?

E.- Como muchos otros, empezamos en la industria del cine desde cero, y cuando creamos BCN Visuals ya veníamos con una base, por lo que el dinero no era un problema. Fue más un reto estratégico que económico: unir dos industrias que estaban separadas y crear algo nuevo.

A.- Es complicado tener un negocio estable y más aún cuando grandes empresas te piden innovación en cada proyecto. Aun así, lo disfrutamos muchísimo. Hasta lo haríamos gratis.

P.- En vuestro portafolio de clientes tenéis empresas tan importantes como Disney, Volkswagen, Vodafone, o Warner Bros. ¿Cómo contactáis con ellos o contactan ellos con vosotros?

E.- Cada proyecto que hacemos es una llamada a la puerta de grandes empresas que necesitan grandes campañas. Hoy en día, lo sorprendente se hace viral y eso nos ayuda a darnos a conocer. Se plantean «¿quién ha hecho esto y por qué no hago yo algo más heavy?» y contactan con nosotros.

P.- Han sido los primeros en proyectar anuncios 3D en mupis publicitarios en todo el mundo de la mano de Volkswagen y Amazon Prime Video.

A.- Sin duda, este ha sido el mayor reto al que nos hemos enfrentado. Nunca antes ninguna compañía había conseguido hacer una creatividad 3D en un mupi. Teníamos 10 segundos para crear una experiencia única en 3D. Si no se había hecho hasta entonces es por su gran dificultad técnica y creativa, pero ahí tenemos el resultado. Fuimos los primeros del mundo.

E.- Ahora podemos decir que no sólo lo logramos con creces, ya que su éxito dio la vuelta al mundo, sino que además volvimos a sorprender con otras campañas.

P.- The Walt Disney Company les pidió que crearan una acción visual digital. ¿Cómo fue la experiencia?

E.- La experiencia de Walt Disney ha sido lo que el mismo nombre indica, ¡la experiencia! Es una empresa llena de ilusión y creatividad, sólo hace falta ver sus proyectos a gran escala para imaginar el challenge al que nos retaron. No podíamos defraudar a la compañía. Además, es un gigante creativo que creo que a todos nos ha acompañado alguna vez en la vida. ¿Quién no ha visto una película suya?

A.- A su vez, trabajar con estas grandes empresas aporta el reto de crear los contenidos desde cero, ya que sus estrictas políticas de privacidad les impiden facilitar ningún ar- chivo o información más allá de lo estrictamente necesario. Por ejemplo, tuvimos que crear el zombi de The Walking Dead desde cero basándonos sólo en los que veíamos de sus trailers.

P.- Sus anuncios se viralizan de forma exponencial en redes sociales. Son capaces de convertir un anuncio en toda una experiencia. ¿Cómo lo consiguen?

E.- Con toda campaña tenemos siempre el mismo objetivo: que ese anuncio que se proyectará en una ciudad, ya sea en las pantallas de Callao o los aeropuertos de Barcelona o Madrid, llegue al mayor número de personas. Esto sólo se consigue ofreciendo un contenido atrevido, diferente, junto con una tecnología nunca vista antes en la publicidad exterior, y que nos permita crear una experiencia inmersiva que empuje al espectador a compartirlo en sus redes.

A.- Conseguir el efecto wow que empuja a la gente a quererlo comprar y decir, yo estuve allí, yo lo he visto en persona.

P.- Han recibido galardones como el Premio Oro al mejor anuncio en Publicidad Exterior de Europa, de la mano de esta campaña de The Walt Disney Company. ¿Qué ha significado para BCN Visuals?

E.- El anuncio para The Walking Dead fue una superproducción de 10 segundos. Desde la conceptualización hasta su desarrollo tecnológico lo podemos comparar a una película de cine. Así que ha sido un gran reconocimiento a lo que vendemos: anuncios de cine.

A.- En mi caso, tengo sentimientos muy encontrados. Fue un honor y un lujo trabajar en un proyecto de ese calibre, pero a su vez le acompaña el recuerdo amargo de cuando perdí a mi padre. Durante el proceso de producción del anuncio mi padre falleció por covid-19 en México, y fue el golpe más fuerte que he tenido. Para mí, este premio fue el homenaje a mi padre, de quien no me pude despedir.

P.- ¿Qué proyectos tienen para los próximos años?

E.- De momento, la cantidad de trabajo no nos deja pensar en proyectos a muy largo plazo, porque aún no hemos terminado las campañas de verano y ya estamos plantean- do las de Navidad.

A.- Pero lo que sí tenemos claro es que nuestro futuro es muy largo y que lo que se ha visto hasta ahora no es más que un aperitivo de lo que tenemos en mente y las posibilidades que somos capaces de desarrollar en el sector audiovisual, a nivel tanto creativo como tecnológico.