Foto: David S. Bustamante (Soccrates/Getty Imágenes)

Acaba la temporada de fútbol europeo. El Manchester City y el Chelsea ponen la guinda este sábado en la final de la UEFA Champions League 2020-21.

Los de Pep Guardiola y los de Thomas Tuchel se disputarán el título el 29 de mayo a las 21:00 hora española, en el Estadio Olímpico de Ataturk, Estambul. Eso sí, el partido se jugará sin público como medida de seguridad.

Hay mucho en juego entre estos dos equipos ingleses no solo por la reputación de la competición, también por la compensación monetaria que se le otorga al ganador.

15,25 millones mínimo

En total, 2.040 millones de euros son los que reparte la UEFA entre los 32 equipos que consiguen acceder a la Champions. O lo que es lo mismo: 15,25 millones mínimo para cada club.

Una cifra que ha aumentado esta temporada debido al nuevo sistema de ganancias que estableció la propia UEFA. De esta forma, se ha pasado de repartir 1269 millones de euros a 1950 millones, un 53% más.

Premios por resultados

A partir de ahí, la cantidad asciende según se va escalando de fase. El año pasado, por cada victoria en la fase de grupos el equipo ganador se embolsó 2,7 millones y por empate 900.000 euros.

Una vez se llega a octavos de final, la compensación es de 9,5 millones y por pasar a cuartos 10,5 millones. Los que lleguen a semifinales percibirán un total de 12 millones, en base a los datos que ha publicado el diario AS.

Por último, los equipos que lleguen a semifinales recibirán 15 millones y el equipo que se corone ganador del torneo se llevará 19 millones. No sólo eso, además se clasificará para la Supercopa de Europa, lo que le reportará unos 3,5 millones más.

En total, el vencedor ganará un total 62 millones de euros.

Market-pool: 292 millones

Otra gran parte de los ingresos de los equipos en la Champions League viene del market-pool. Se trata de un sistema que destina a cada país una cantidad de dinero que se distribuirá de acuerdo con el valor proporcional de cada mercado televisivo representado por los clubes que forman parte en la UEFA Champions League.

Las diferentes cuotas de mercado serán distribuidas entre los clubes participantes de cada federación, tal y como explica la UEFA.

El reparto del market-pool para cada club se divide en dos mitades: un 50% en función del número de partidos jugados en Champions, mientras que el otro 50% depende de la clasificación de cada equipo en su liga doméstica.

En base a esto, el reparto entre los equipos españoles sería el siguiente: un 40% para Real Madrid, un 30% para el FC Barcelona, un 20% para el Atlético de Madrid y un 10% para el Sevilla.