Cuidar de la piel es una actividad que no debe hacerse cualquier manera. Es una premisa del mundo de la belleza y el principal eje de actuación de Caudalie, la firma francesa que ofrece un cuidado de la piel con productos de última innovación, como es el caso de la crema Cachemir redensificante de la línea Resveratrol Lift, la mejor inversión para la protección del rostro.

El producto puede presumir de credenciales de prestigio, como ser el número uno antiedad reinventado del mercado. Su prestigio se debe, entre otras razones, a su patente. Caudalie colabora con la prestigiosa Harvard Medical School y el Dr. David Sinclair, conocido como el gurú de la longevidad por la revista Time Magazine, para crear una patente de colágeno, esta vez mejorado con colágeno vegano para una mayor eficacia.

El Dr. Sinclair es uno de los mayores especialistas a nivel mundial en la lucha contra el envejecimiento y, por ello, Cachemir es la crema que combate esa realidad que se presenta en las mujeres a partir de los cuarenta años: disminución considerable de la producción de colágeno y de ácido hialurónico. Esto provoca una pérdida de firmeza del 40% que da paso a la aparición de arrugas.

NO EXISTEN MILAGROS CONTRA EL ENVEJECIMIENTO, PERO EXISTE UNA PATENTE

Caudalie y la Harvard Medical School descubrieron la patente compuesta por Resveratrol + Ácido Hialurónico que es dos veces más efectiva que el retinol en la producción natural de colágeno. Ahora han decidido ir un paso más allá probando una innovadora combinación de Resveratrol + ácido hialurónico + booster de colágeno vegano, presentando conjuntamente una nueva patente exclusiva que permita disfrutar de un piel reafirmada en el 95%.

La producción de colágeno se multiplica por cinco y la de ácido hialurónico, por dos.

La textura de la crema Cachemir redensificante, popularmente conocida como ‘segunda piel’, es extremadamente sensorial, sin aporte de grasa y ultraconfortable. Un auténtico cachemir para la piel que previene y actúa de manera natural contra
el envejecimiento, a la vez que multiplica por cinco la producción de colágeno y la de ácido hialurónico, por cinco.

Caudalie demuestra así que no hay mejor colágeno que el propio, la firma sólo lo refuerza.