Madrid es Moda arrancó el pasado domingo con una edición muy especial: tomar las calles de la capital para celebrar poner en el punto de mira la moda de autor y resaltar su papel activo en la economía y la cultura españolas.

El Paseo del Prado se transformó el domingo día 12 de abril en una pasarela gigante de firmas nacionales de producción artesanal con el fin de reivindicar su existencia, repercusión y dominio sobre la tendencia necesaria que tan asentada está entre los productores y consumidores de moda: el slow fashion, cuya mayor concienciación ha sido a raíz de la pandemia mundial, que demostró el cambio de rumbo que debería de darse en la industria textil. Dejar de producir en cadena para realizar una producción –y posterior consumo– responsable, dejando de hablar de colecciones para hablar de atemporalidad.


De esta manera, marcas como Oteyza, María Lafuente, Beatriz Peñalver, Ulises Mérica, Pilar Dalbar y The Extreme Collection, entre otras, han acercado sus propuestas al público de una manera directa por todo el Paseo Del Prado, con pancartas de mensajes reivindicativos de una moda de autor necesaria para la economía de la moda española. Una edición que se alargará hasta el 15 de abril y que se presenta en el marco de la MBFWM, la plataforma que da cabida a la Semana de la Moda de Madrid, de carácter nacional e internacional.

30 modelos y 10 creativos han tomado una de las arterias más importante de la ciudad como escenario de del ‘fashion parade’ concebido para celebrar cinco días más de moda y diseño. Una performance que llevaba mensajes como “La atemporalidad no se busca, sucede en la moda de autor” o Pongamos en valor los talleres artesanos de moda”.

Durante estos días y hasta el próximo 15 de abril, diseñadores españolas realizarán diferentes actividades vinculadas con este objetivo reivindicativo. Algunos de los ejemplos, son: Juanjo Oliva y la presentación de su colección en la floristería Loreto Aycuens o la apertura del taller de Helena Rohner en la calle Almendro, también de Madrid.