El efecto placebo se nutre de uno de los más potentes, pero misteriosos, tipos de la capacidad intelectual que todavía no se conocen bien. El efecto placebo se refiere a los resultados beneficiosos que una persona tiene cuando él / ella recibe unos tratamientos falsos sin ningún valor médico real. Por lo tanto, la mejora de la salud se debe a la creencia de uno mismo sobre los tratamientos que sigue.

En otras palabras, tomando el placebo, el cerebro de uno se engaña teniendo una enorme influencia en todo el cuerpo, incluso en el propio cerebro. Un estado mental, podría desencadenar una serie de cambios psicológicos y fisiológicos que mitigan muchos síntomas de la enfermedad, incluso curar las enfermedades. La lista incluye a casi todos los tipos de trastornos del cuerpo al cerebro -como el dolor o la depresión- enfermedades crónicas como la diabetes o enfermedades del corazón, e incluso enfermedades graves como el cáncer. Suena un poco exagerado, pero los resultados son inequívocos. De hecho, el efecto placebo es tan poderoso y prevalente que cualquier ensayo clínico de hoy en día de los nuevos medicamentos debe diseñarse cuidadosamente para demostrar que de hecho tiene un valor médico real, en lugar del efecto placebo simple.

Ahí es donde los ensayos ciegos y reales entran en juego. En lo formal, los pacientes no saben si la droga que él / ella recibe es la real o la fingida; en este último, incluso los médicos no saben qué es lo que durante los tratamientos están recetando, de tal manera que no van a dar pistas que puedan ser recogidas por los pacientes y desencadenar el efecto placebo.

Si se utiliza bien, el efecto placebo podría ser uno de los tratamientos más ideales (suplementarios), ya que no cuesta nada, tiene poco o ningún efecto secundario, y con frecuencia genera enormes efectos beneficiosos. Por desgracia, en la actualidad, se sabe muy poco acerca de lo que el efecto placebo realmente hace en el cerebro y en el cuerpo, así que es difícil recrear sus efectos sobre el objetivo que se pretende alcanzar.

Sin embargo, con el reciente avance de la neurociencia, los investigadores han sido capaces de obtener una mejor comprensión de este truco del cerebro. Por ejemplo, a nivel anatómico, varias regiones del cerebro se activan durante el tratamiento con placebo. En algunas zonas del cerebro se crea la liberación de neurotransmisores como la dopamina y los opiáceos durante un tratamiento con placebo. No es sorprendente que el paciente se siente mucho mejor a pesar de que no tiene nada que ver con la droga que se toma. A veces, estos efectos pueden crear cambios en todo el metabolismo, como la mejora de la respuesta inmune que, a la larga, causan mejoras reales.

Aunque en la actualidad todavía es misterioso y difícil de resumir, en general se cree que otros cortes cerebrales como la meditación y el pensamiento positivo afectan al cuerpo a través de los mismos mecanismos, aunque en menor escala.