Haciendo honor al mantra de Karl Lagerfeld, “abraza el presente e inventa el futuro”, Pier Paolo Righi, el CEO de la firma, tiene claro que la idea no es crear moda bonita, sino que los consumidores se sientan identificados a través de un concepto que va más allá de la moda conectando con ellos y con sus historias; y que sientan representación.

Una realidad que se basa en el cariño, el principal ingrediente que define la marca. “Cui- dar a nuestros empleados, socios, consumidores y al medio ambiente nos ha dado una tremenda resistencia en este año atípico que hemos pasado, consiguiendo llevar la situación con fuerza”, comenta Pier Paolo.

Un objetivo tan claro como que la sostenibilidad ya no es una estrategia, sino una condición clara para mantenerse en este negocio: “Es una parte fundamental de la marca en todas las áreas y funciones, desde nuestro edificio de oficinas hasta la producción, logística… De no ser así, no seríamos empleadores ni socios preferidos para nuestros clientes y proveedores, y dejaríamos de ser una elección para nuestros consumidores”, recalca el CEO.

Una filosofía de negocio bien definida que busca la empatía por encima de las tendencias en moda y complementos, pero en cuanto a esto, el actual responsable de la firma también tiene algo que decir: “Karl era un hombre andrógino en muchos sentidos, por lo que su estilo ha sido adoptado tanto por hombres como por mujeres. Y esta tendencia es muy importante para nosotros porque forma parte integral de la nuestra colección: una línea dúo muy cool, que funciona por igual para todos y refleja el estilo de vestir del diseñador”, avanza a Forbes.

Sin olvidar las prendas informales y la sastrería que definen muy bien al hombre y son cada vez más demandadas en las colecciones masculinas que presentan, ya que este consumidor se ha vuelto cada vez más exigente, desbancado a las mujeres, quienes sí presentaban más desafíos a la hora de vestir.

“El equipo de diseño tiene que comprender y adoptar el ADN y la herencia de la casa, y al mismo tiempo tiene que estar abierto a nuevos horizontes, reinterpretarse como nunca antes, siempre teniendo en cuenta cómo vas a conducir al consumidor a esas nuevas creaciones”.