Fue en 2018 cuando supimos que Cupra iba a dejar de ser el nombre con el que se conocían las versiones más deportivas y de alta gama de modelos emblemáticos de Seat, para convertirse en marca una autónoma. Y no sólo autónoma: superior; porque el ADN de Cupra es sensiblemente más deportivo.

Diseñado, desarrollado y producido íntegramente en España, el pasado mes de noviembre se lanzó el esperado Cupra Formentor VZ, el primer vehículo exclusivo de la marca (Ateca y León ya tenían historia en Seat), la propuesta que reincidía en el terreno de los SUV pero con una línea bastante más deportiva y esbelta, ligeramente más larga (8 centímetros) que el citado Ateca y más baja (10,2 cm). El estilizado diseño lleva el énfasis visual hacia la parte trasera del vehículo –la caída del techo con cierto estilo coupé le da un punto de dinamismo extra–, acentuando la longitud del capó delantero y remarcando su imagen deportiva por encima de la de todocamino. 

Las versiones de lanzamiento del nuevo modelo contaban con extras premium como asientos envolventes tapizados en piel y se ofrecían dos posibilidades de comercialización. La primera representa potencia pura, con un motor 2.0 TSI de 310 CV con tracción integral 4Drive y cambio automático DSG, con un par motor de 400 Nm. La segunda, dotada de etiqueta medioambiental 0 emisiones, corresponde a un modelo híbrido enchufable con motor 1.4 de 245 CV y otro de 204 CV.

Después de ese primer lanzamiento llega ahora la versión de entrada esta nueva marca, un modelo de gasolina con cilindrada de 150 CV y un par máximo de 250 Nm, con las virtudes ya mostradas en cuanto a diseño y tecnología, pero con un precio sensiblemente más ajustado (unos quince mil euros más barato), a partir de 31.670 euros con cambio manual y 33.870 euros con cambio automático DSG, sin descuentos de marca aplicados.

Más seguridad

Sus prestaciones son brillantes: es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 204 km/h. Sus consumos son muy contenidos: entre 6,3 y 6,8 l/100 km para la versión con cambio manual, y entre 6,6 y 7,2 l/100 km con la caja automática DSG. Esto se consigue gracias al sistema de gestión activa de cilindros, que desconecta el segundo y el tercer cilindro cuando no se necesita toda la potencia, lo que consigue ahorrar hasta medio deposito de combustible cada cien kilómetros. La gestión activa de cilindros se aplica cuando el motor está trabajando a un régimen de entre 1.250 y 4.000 rpm y cuando se transita a una velocidad máxima de hasta 130 km/h.

Junto al innovador diseño que aúna capacidades todocamino con deportividad, la seguridad activa y pasiva es otro de los elementos fundamentales del Cupra Formentor. El modelo 1.5 TSI incluye de serie el selector de modos de conducción Cupra Drive Profile y el bloqueo electrónico del diferencial XDS, que se activa automáticamente al entrar en curvas y aplica un mayor par motor a la rueda que va por dentro; de este modo, el coche apunta en la dirección que marca la curva evitando deslizamientos. El XDS también se activa cuando el conductor hace movimientos bruscos con el volante, para explotar toda la deportividad de que es capaz el automóvil. Entre los sistemas de asistencia a la conducción de que también dispone de serie el Cupra Formentor 1.5 TSI destacan el sistema de frenado de emergencia en ciudad, el sistema de frenado postcolisión o el detector de fatiga. Como opcionales, el control de crucero adaptativo y predictivo, el asistente lateral de ángulo muerto, el sistema de advertencia de apertura de puertas de pasajeros  o el sistema de alerta de tráfico posterior al salir del aparcamiento.

El kit de iluminación de serie cuenta con faros delanteros led, pilotos traseros de lado a lado y faros antiniebla con función cornering que se activan al accionar el intermitente mientras se llevan conectadas las luces de cruce, iluminándose el faro del lado correspondiente. Esto resulta muy útil durante las horas nocturnas, ya que permite ver la zona cercana al vehículo, que en los automóviles con faros normales permanece en penumbra.

El sistema de infoentretenimiento y navegación se sitúa en una pantalla de 10 pulgadas (hay posibilidad de montarla opcionalmente con 12 pulgadas de tamaño), reduciendo sensiblemente el número de botones. La pantalla incorpora de serie el sistema Full Link con Android Auto y Apple Car Play (con cargador por inducción para teléfono inteligente) y el sistema de conectividad Cupra Connect, que permite obtener información del estado del vehículo o su ubicación al aparcarlo e, incluso, conseguir información online para encontrar aparcamiento, además de abrir o cerrar puertas y encender luces o el aire acondicionado en remoto. Como opción, el Cupra Formentor se puede configurar con el sistema de sonido Beats Audio, con un amplificador de 340 W de potencia y nueve altavoces de alta gama más un subwoofer situado en el maletero que proyecta los graves hacia el interior del habitáculo.

Los asientos se sitúan más bajos de lo normal, para favorecer una posición ergonómicamente deportiva. Como extra, se pueden elegir del tipo envolvente y tapizados en piel en colores azul petrol o negro. El salpicadero de cuero con costuras en color cobre está iluminado con leds envolventes a lo ancho, que se prolongan por las dos puertas delanteras. No es una luz meramente estética: tiene funciones de seguridad vinculadas a los sistemas de asistencia al conductor: parpadea en naranja cuando se activa el asistente lateral para advertir de la presencia de vehículos en los ángulos muertos de los retrovisores exteriores, y sirve también para avisar a los pasajeros de que se ha detectado un obstáculo cuando se disponen a abrir una puerta.

Con más de 60.000 unidades vendidas en 40 países, Cupra no ha hecho más que comenzar a destacar. En la celebración de su tercer aniversario el mes pasado, la marca anunció el lanzamiento del Formentor VZ5, dotado de un motor 2.5 TSI de cinco cilindros, que entrega 390 CV y ​​480 Nm de par máximo, y acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Más adelante, está previsto también el lanzamiento de un diésel de 150 CV, con lo que Cupra logrará entrar en los mercados por su exclusividad asequible, a mitad de camino entre las marcas más generalistas y las premium.