La fusión anunciada hace unos días entre Jay-Z y el grupo empresarial francés LVMH ha convertido al rapero en la última ‘celebrity’ que se embolsa una gran suma de dinero al vender parte de una marca de consumo a un gran distribuidor.

El acuerdo parece haber valorado la marca, Armand de Brignac, en más de 600 millones de dólares, lo que le supondría un pago en efectivo de al menos 300 millones de dólares.

El marido de Beyoncé ha vendido el 50% del negocio de champán a Moët Hennessy, de LVMH, en un movimiento consignado a “llevar el negocio a nuevas alturas en todo el mundo”, según el CEO de Moet, Philippe Schaus.

Una fortuna de mil millones

El viaje de Jay-Z con Ace of Spades comenzó en 2006, desde entonces, la popularidad y las fuertes ventas  ayudaron a aumentar la fortuna del rapero hasta los mil millones de dólares en 2019, lo que le valió el reconocimiento de Forbes como el primer artista de hip-hop en alcanzar el hito de las 10 cifras.

Este último acuerdo probablemente elevará esa cifra, al tiempo que le deja otros activos para monetizar, por ejemplo, el negocio de entretenimiento de RocNation, el servicio de streaming de música Tidal, una agencia de representación de atletas, sus grabaciones maestras y los derechos de publicación de música, y una segunda marca de licores, D’usse.

Aun así, no es el mayor –ni el único– negocio de una ‘celebrity’. Te contamos otras grandes estrellas que se han lucrado gracias a vender sus marcas.

George Clooney

El gigante británico de los licores Diageo compró la empresa de tequila Casamigos de la estrella de cine en 2017. La operación valoró la compañía en hasta mil millones de dólares, incluyendo 700 millones de dólares por adelantado y otros 300 millones de dólares en función del rendimiento durante los siguientes 10 años.

Un negocio que convirtió a Clooney en el actor mejor pagado según la lista Forbes de 2018.  Confundó la compañía con el empresario Rande Gerber (marido de la supermodelo Cindy Crawford) y el magnate inmobiliario Mike Meldman en 2013.

Clooney, Gerber y Meldman invirtieron 600.000 dólares cada uno como socios a partes iguales para poner en marcha Casamigos y luego reinvirtieron los beneficios. La estrella y sus amigos siguen participando en el negocio.

Kylie Jenner

La pequeña de las Kardashian invirtió 250.000 dólares de sus ganancias como modelo para pagar a una empresa externa la fabricación de sus primeros 15.000 kits de labios, que se agotaron en apenas unos minutos en 2015.

Así, Kylie Cosmetics se convirtió rápidamente en una de las marcas de maquillaje de más rápido crecimiento. El gigante de la cosmética Coty Inc pagó 600 millones de dólares por una participación del 51% en la marca en enero de 2020.

Se estima que Kylie sigue teniendo una participación del 44,1% –con Kris Jenner como propietaria de una pequeña participación– en la marca, y ella y su equipo supervisan todos los esfuerzos creativos.

Kim Kardashian

Kim Kardashian vendió el 20% de KKW Beauty a Coty en una operación que se cerró en enero. La estrella de Instagram sigue teniendo una participación del 72%, con un valor estimado de 500 millones de dólares.


Rihanna

La estrella del pop ha hecho la mayor parte de su fortuna con Fenty Beauty, la marca de maquillaje que puso en marcha con LVMH en septiembre de 2017.

Forbes estima que LVMH posee el 50% y ella el 15% –un valor de 450 millones de dólares– de la marca de 3.000 millones de dólares.

Sin embargo, la casa de moda Fenty, que lanzó hace menos de dos años como una empresa conjunta con LVMH, ha tenido menos éxito. Tras el declive del negocio de la línea de ropa LVMH detuvo la producción.

Rihanna también tiene una participación de aproximadamente 80 millones de dólares en la línea de lencería, Savage x Fenty, una empresa conjunta lanzada en 2018 con TechStyle Fashion Group. Entre los inversores en el negocio se encuentran L Catterton y Marcy Venture Partners de Jay-Z.

Kanye West

El rapero posee el 100% de su  marca de zaparos Yeezy, valorada en 1.260 millones de dólares. La empresa está vinculado a Adidas, que fabrica, comercializa y distribuye las zapatillas. West recauda aproximadamente el 11% de los ingresos anuales de Yeezy, cuyas cifras oscilaron los 1.300 millones en 2019.