Ya es oficial: después de meses de especulación, Kim Kardashian ha solicitado el divorcio de Kanye West.

TMZ informó por primera vez la noticia el pasado viernes, y un representante de Kardashian se encargó de confirmarlo. El divorcio es amistoso, y Kim habría solicitado la custodia legal y física conjunta de sus cuatro hijos.

La pareja había firmado un acuerdo prenupcial, que facilitará la división de sus activos, que estarían entre los 2.100 millones de dólares. Ambos poseen y operan de forma independiente sus propios negocios –Yeezy, de West, y KKW Beauty, de Kardashian.

No obstante, las cosas se complican cuando se trata de sus bienes inmuebles y demás patrimonio compartido –incluyendo su mansión de Calabasas, con un lavabo estimado en 30.000 dólares–, que representa menos del 5% de sus activos colectivos.

La pareja ha estado viviendo por separado –Kardashian en Calabasas, California, con los niños y West en Wyoming– durante meses. Una historia con final de amor que ambos han intentado salvar pero que, sin embargo, ha tenido un final triste.

Llegados a este punto, la pregunta parece obvia: ¿cómo se va a repartir la fortuna de una de las parejas más mediáticas de Estados Unidos?

West, más rico pero con menos liquidez

West, con un patrimonio de 1.300 millones de dólares, es el más rico de la pareja, pero gran parte de su patrimonio está ligado a su empresa de ropa sin liquidez.

La joya de la corona de su fortuna es su marca de zapatos, Yeezy, de la que es dueño al 100%. El valor de la empresa está ligado a Adidas, que fabrica, comercializa y distribuye las zapatillas.

West recauda alrededor del 11% de los ingresos anuales de Yeezy, que fueron unos 1.300 millones de dólares en 2019. Según estos datos, Forbes estimó en abril de 2020 que la marca valdría unos 1.260 millones de dólares.

Puede que Kim Kardashian tenga menos que su marido, pero su fortuna es mucho más líquida y no depende tanto de su marca de moda o de los caprichos de los consumidores.

Al igual que West, la mayor parte de la fortuna de Kim se encuentra en una marca. Forbes valoró en octubre que la participación del 72% de West en su empresa de cosméticos KKW Beauty tendría un valor de unos 500 millones de dólares.

Además, Kardashian ganó millones gracias a sus 13 años en Keeping Up With the Kardashians, a su aplicación para móviles Kim Kardashian, a Hollywood y a varios trabajos como modelo y promotora.

Pero su mayor negocio llegó cuando vendió el 20% de KKW Beauty al gigante de la cosmética Coty COTY por 200 millones de dólares en efectivo el año pasado.

70 millones de dólares a repartir

La pareja posee varias casas –y tiene varias hipotecas–, incluyendo una mansión en Calabasas, en el condado de Los Ángeles, un condominio en Miami y dos ranchos en Wyoming.

Según los documentos que el rapero envió a Forbes el año pasado, también hay 5 millones de dólares en piezas de arte, casi 4 millones de dólares en vehículos, 3,2 millones de dólares en joyas e incluso 300.000 dólares en ganado que podrían ser copropiedad de la pareja.

Quién se queda con qué dependerá de los términos de su acuerdo prenupcial y de lo que puedan negociar sus abogados.