No siempre el momento más esperado del año, el de encontrar todos los productos que nos gustan a la mitad de precio, responde únicamente a una cuestión de liberar género para dejar paso a otro nuevo. A veces, la acción va respaldada por una causa social y un sentido de la responsabilidad muy agudizado.

Polo Club –la firma española de moda que lleva años actualizando el armario a través de un cuidado repertorio en clave minimalista, donde prima la calidad y el diseño– forma parte de este grupo centrado en dar a su catálogo de funcionales básicos la oportunidad de practicar el consumo responsable (a precios más bajos), cultivar la mentalidad de rodearse sólo de prendas de calidad para una mayor durabilidad de vida, y, por qué no, colaborar con asociaciones que ayuden a mejorar la calidad vital de las zonas más desprotegidas del planeta.

“Ha llegado un momento en que el consumidor ha tomado conciencia del poder que tiene su acto de comprar, un gesto que puede conllevar grandes cambios sociales y ambientales”, dice Isreal Vives, co-fundador y co-CEO Product Brand Strategist de Polo Club. Y una muy buena forma de conseguirlo es con su propuesta de prendas atemporales confeccionadas con materiales de calidad que garantizan que las piezas duren y sea rentable poder ofrecerlas a un 60% de descuento en periodo de rebajas.

Una mentalidad que forma parte de la estrategia de sostenibilidad de Polo Club, con la que la compañía pretende minimizar su impacto medioambiental, por ejemplo, reduciendo su huella de carbono y apostando por la economía circular. Objetivos claros que les llevo a encontrar en AUARA el aliado perfecto para satisfacer intereses. La idea consiste en cambiar el mundo a través del acceso al agua potable y ser la primera empresa europea de bebidas que fabrique el total de sus botellas con r-PET 100% reciclado. “Dar una segunda vida a toneladas de plástico cada año es una buena manera de colaborar a hacer del planeta un lugar mejor”, añade Álex Sánchez, co-CEO y CMO de Polo Club.