Según el analista que se esconde detrás de la mayoría de rumores sobre los productos Apple (y que rara vez se equivoca), la compañía podría rediseñar por completo el iPhone de cara al año que viene. Atrás quedaría el cuerpo de aluminio para dejar paso a una estructura hecha enteramente de cristal. Este cambio drástico, además, podría completarse con una pantalla OLED, como hace tiempo que se viene rumoreando.

La razón detrás de este cambio de materiales podría ser diferenciarse de la tendencia que siguen prácticamente todos los fabricantes competidores de fabricar smartphones con un único cuerpo hecho completamente de aluminio y con líneas de antenas en la parte trasera.

Pero, ¿de dónde viene este rumor? Al parecer ha trascendido un pedido de Apple de cien millones de pantallas OLED de 5,5 pulgadas. Aunque las previsiones apuntaban a que no integraría esta tecnología hasta 2018, la compañía parece haberse adelantado un año.

No es la primera vez que se especula con el concepto de un iPhone hecho enteramente de cristal. Tampoco sería la primera vez que Apple ya se atreve con este material, que ya utilizó en el diseño del iPhone 4 y 4S, que estaban encapsulados entre dos placas de cristal.

¿Qué credibilidad cabe darle a las predicciones de Ming-Chi Kuo? Teniendo en cuenta sus antecedentes, mucha. En los últimos años ha demostrado ser un verdadero visionario, desvelando los planes de Apple en numerosas ocasiones: desde el MacBook de 12 pulgadas, el iPad Pro, los cambios en el tamaño de las pantallas del iPhone 6 y el iPhone 6 Plus…

De ser ciertos los rumores, este diseño radicalmente novedosos sería una buena forma de celebrar el décimo cumpleaños del iPhone.