En 1986 BMW presentó su primer M3, la evolución más deportiva del exitoso Serie 3 estrenado en 1975 y que estaba llamado a convertirse en uno de los más grandes éxitos comerciales del fabricante alemán. Treinta y cinco años después de la aparición del primer M3 nace ahora la última generación de esa emblemática berlina de cinco plazas, y lo hace en un fabuloso parto doble, con su equivalente cupé de cuatro plazas, el M4 Competition Coupé.

El lanzamiento al mercado de los nuevos modelos comenzará este mes de marzo. Sin estar disponibles todavía para probarlos en carretera, las primeras impresiones sobre los nuevos vehículos se basan exclusivamente en sus peculiaridades de diseño. De hecho, el enorme impacto visual que provocan es un criterio clave para definir el estilo del M3 y el M4, muy diferentes ambos de los modelos anteriores M340i xDrive y M440i xDrive.

Poniendo fin a una tradición que ha durado treinta y cinco años, los modelos presentan una característica renovación de su frontal, dominado por una gran rejilla vertical que presenta siete dobles lamas horizontales y un punto de montaje para la placa de matrícula delantera. Estos reconocibles grandes riñones verticales de su parrilla no son, en realidad una novedad, ya que se inspiran, si bien lejanamente, en los del BMW 328, que se fabricó entre 1936 y 1940.

Parte del atractivo de los nuevos modelos nace de los atrevidos colores con que se comercializarán. Además de los tonos que vemos en las fotografías (el M4, pintado de “Frozen Orange II” metalizado, y el M3 en verde “Isla de Man” metalizado) se ofrecerán en negro “Sapphire” metalizado, gris “Skyscraper” metalizado, gris “Brooklyn” metalizado, azul “Portimao” metalizado y blanco “Alpine” y amarillo “São Paulo” sin metalizar. Las posibilidades de personalización son enormes, ya que se ofrecen varias variantes “Frozen” con un acabado mate brillante.

Otros toques únicos de su diseño exterior incluyen un parachoques delantero fuertemente estructurado, faros completos de LED de serie, un capó que presenta dos muescas distintivas para acentuar el aspecto de la parrilla, aletas y umbrales delanteros ensanchados, conductos de aire en los flancos delanteros y carcasas de espejos retrovisores de doble brazo (que se pueden personalizar con el color de la carrocería). Los nuevos modelos cuentan también con un techo de fibra de carbono reforzado con dos “rieles” que se extienden a lo largo para optimizar el flujo de aire, un alerón montado sobre el maletero y un parachoques trasero rediseñado con un difusor multicanal y un par de tubos de escape redondos en negro a cada lado, exclusivos de la versión Competition (la versión no tan alta de gama viene con tubos de escape cromados).

En términos generales, el M3 ha crecido: la longitud se amplía 10,8 cm con respecto a su predecesor, hasta los 4,794 m; el ancho crece 2,6 cm hasta los 1,903 m y la altura también crece 8 mm hasta situarse en 1,433 m. El M4 también es 10,8 cm más largo que antes, mientras que su ancho aumenta en 1,8 cm a hasta los 1,887 m. La altura apenas sufre una variación de 1 mm, para situarse en 1,393 m. Los dos coches cuentan con la misma batalla de 2,857 m, 4,5 cm más larga que la de sus predecesores.

Diseño interior mejorado

En el interior, los nuevos M3 y M4 se basan en los interiores del M340i y M440i con asientos deportivos M calefactados de serie y que ofrecen por primera vez como opción la función de ventilación. Como opción, pueden solicitarse los asientos delanteros envolventes, similares a los de los coches de carreras, con reposacabezas desmontable para poder usar casco si el conductor quiere extraer las máximas posibilidades del vehículo en circuito.

Aquí, las posibilidades de personalización son también numerosas, ya que el cuero merino de los asientos está disponible en negro con detalles en antracita, plateado/ negro con detalles en antracita, naranja/ negro Kyalami con detalles en negro y azul marino/negro con detalles en amarillo.

El volante M Sport cuenta con botones de modo M para acceder fácilmente a los modos de conducción predeterminados (los distintos conductores pueden guardar su posición ideal mediante la función de memoria); instrumentos digitales y funciones de infoentretenimiento con un diseño específico. El equipamiento de serie incluye Live Cockpit Professional de BMW, que recibe datos de navegación por satélite, Apple CarPlay y Android Auto, junto con control de climatización de tres zonas e iluminación interior ambiental LED.

También se incluyen una serie de nuevos sistemas de asistencia al conductor. A la cabeza de las opciones se encuentra la última generación de pantallas de visualización frontal de BMW, el BMW Drive Recorder –que utiliza las cámaras de los distintos sistemas de asistencia al conductor para grabar secuencias de vídeo desde diferentes puntos del exterior– y faros láser superbrillantes. Otra novedad de los modelos M3 y M4 que se ofrece como opción es el sistema M Drive Professional, que incluye una nueva función de control de tracción M que permite ajustar la tracción en diez pasos (cuando está desactivado el control dinámico de estabilidad), así como un analizador de derrape que registra y clasifica las estadísticas de conducción junto con las funciones habituales del cronómetro de vueltas.

Motor y rendimiento

Debajo de sus carrocerías, los nuevos modelos tienen un motor de seis cilindros en línea de 3,0 litros y doble turbo absolutamente nuevos, con nombre en código S58. Los modelos M3 Competition y M4 Competition Coupé que se comercializarán en España producen 510 CV, con un par motor máximo de 650 Nm. Estas cifras representan aumentos de 52 y 56 CV, respectivamente, en comparación a las unidades S55 más antiguas utilizadas por sus predecesores. En cuanto a su peso, el M3 Competition pesa 1.730 kg, mientras que el M4 Competition, es 5 kg más ligero.

El nuevo motor, según los datos oficiales, acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y de 0 a 200 en 12,5, con una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h, aunque los compradores pueden solicitar, como opción, el paquete M Driver que la eleva a 290 km/h, en combinación con neumáticos con clasificación Z. Los modelos Competition renuncian a la unidad automática de doble embrague de siete velocidades utilizada por sus predecesores por un nuevo convertidor de par de ocho velocidades con el programa de software Drivelogic de BMW M de serie. Los modelos Competition vienen actualmente con tracción trasera, pero a partir de mediados de 2021 se ofrecerán con el sistema M xDrive completamente variable de BMW.

En los nuevos BMW M3 Competition y BMW M4 Competition Coupé hay disponibles más opciones para ajustar la configuración del coche con precisión a la situación en cuestión y a las preferencias personales del conductor, que puede activar diversos ajustes para el motor, el chasis y la dirección de forma independiente, igual que la configuración del sistema de frenada.

En la consola central se incluye de serie el botón M Mode. El conductor puede elegir entre los modos de conducción Road y Sport (y un modo Track diseñado exclusivamente para su uso en circuitos, añadido a todas las características que ofrece el M Drive Professional). En el modo Road, tanto los sistemas de asistencia a la conducción de serie como los opcionales están completamente activados. Pulsando una vez más el botón M Mode se pasa al modo Sport, en el que los sistemas de asistencia a la conducción se limitan a advertir sobre los límites de velocidad y las restricciones de adelantamiento, por ejemplo, suspendiendo todas las intervenciones electrónicas de los sistemas de frenado y dirección, a excepción del aviso de colisión, con su función de frenado, y el asistente de evasión.

Ya se pueden solicitar pedidos para ambos modelos, con un precio base de 111.200 euros, para el M3 Competition, y de 113.200, para el más dinámico M4 Competition Coupé.