En efecto, investigadores del Departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge están trabajando mano a mano con PLP Architecture y la consultora de ingeniería Smith y Wallwork sobre la futura construcción de rascacielos de madera en el centro de Londres.

La utilización de este material es un área especialmente atractiva por sus múltiples beneficios: por un lado, se trata de un recurso renovable, a diferencia de los métodos clásicos de construcción por medio de acero y hormigón. Además, el uso de madera reduciría drásticamente los costes, así como los plazos de construcción, el aumento de la resistencia al fuego y comportaría también una reducción significativa del peso de los edificios.

El tipo de madera que se utilizaría para construir el rascacielos de llegar a desarrollarse finalmente el proyecto se considera un “cultivo”. La cantidad de bosque de cultivo en el mundo no para de crecer, especialmente en países como Canadá, que por sí sola podría tener la capacidad de producir más de 15.000 millones de metros cúbicos de bosque de cultivos en los próximos setenta años, una cantidad suficiente para albergar a aproximadamente mil millones de personas.

Actualmente el edificio de madera más alto del mundo es un bloque de apartamentos de catorce plantas situado en la ciudad noruega de Bergen. De construirse finalmente, este edificio de madera no sólo sería con diferencia el más alto del mundo de dicho material, sino también el segundo edificio de mayor altura de Londres tras el Shard.

El Director del Centro de Innovación con Materiales Naturales de la Universidad de Cambdridge, Michael Ramage, ha declarado que “Londres necesita continuar densificando su población, y una forma de hacerlo es levantando edificios más altos. Creemos que las personas sienten una mayor afinidad por edificios altos construidos con materiales naturales que por las torres de acero y hormigón. La premisa fundamental es que la madera y otros materiales naturales son enormemente malgastados, y no les damos suficiente crédito. Casi cada edificio histórico, desde la capilla de Kings College a Westminster Hall ha realizado un amplio uso de la madera”.