El pasado 25 de diciembre se cumplió un mes de la muerte de Diego Armando Maradona, no obstante sigue dando mucho que hablar. En concreto, por su herencia y es que, se estima que los bienes que dejó el exjugador de fútbol superarían los 10 millones de dólares.

Ahora son sus herederos –y no tan herederos– los que se pelean por ella. En vida, el exfutbolista reconoció a cinco hijos, pero son dos las “oficiales”: Dalma Nerea y Gianinna Dinorah, nacidas en 1987 y 1989 del matrimonio de Maradona con Claudia Villafañe, tal y  como publica El País.

En 2016, reconoció a Diego Sinagra, más conocido como Diego Maradona Jr., nacido en Nápoles hace 32 años de una relación con la italiana Cristina Sinagra. Dos años antes, a Jana, nacida en 1996 de otra pareja italiana, Valeria Sabalain. En 2013, Diego Fernando, hijo de Verónica Ojeda, a quien abandonó embarazada por la que fue su última relación estable, Rocío Oliva.

Todos ellos han llegado a un acuerdo para ser los herederos universales. Además, han designado a un administrador hasta que se sustancie la sucesión, que quedará abierta debido a los juicios de filiación que continúan pendientes de resolución, han avanzado medios argentinos.

Los otros descendientes

A los herederos universales hay que sumarles los descendientes que Maradona no reconoció en vida (y a los que le podría tocar parte de herencia): los cubanos Javielito, Lu, Johanna y Harold, de entre 19 y 21 años, que defienden que ‘El Pelusa’ es su padre. También Santiago Lara, de 19 años, y Magalí Gil, de 24, que lograron impedir la cremación del cuerpo para solicitar una prueba de ADN.

La ley argentina asegura para los hijos dos tercios de los bienes del fallecido, lo que significa que el tercio restante puede ser repartido en testamento o donado en vida. El abogado de Maradona, Muricio D’Alessandro, dio pistas a cerca de lo que el exjugador del Boca estipuló en el testamento: “no hay propiedades”, dijo, ya que el argentino donó mucho en vida a parientes, tanto en línea ascendente como descendente, además de cubrir a herederos forzosos y no forzosos o exparejas.

Todo parece indicar que el reparto de la herencia de Diego Armando Maradona será un camino complicado en el que hay muchos intereses. Quizás, el partido más largo de la historia de la leyenda del fútbol mundial.