Aunque esta nueva funcionalidad de la ‘app’ da un poco de miedo e invita a pararse a pensar hasta qué punto queremos que nuestras vidas se encuentren controladas por la tecnología, desde Google Maps aseguran que la razón de ser de esta novedad es totalmente positiva: su objetivo es simplemente echar una mano a sus usuarios a la hora de dirigirse a un determinado lugar desconociendo los obstáculos que encontrarán en su camino. Por ello, ‘Driving Mode’ se anticipa indicándoles que, de tomar la ruta que tienen en mente, tendrían que hacer frente a atascos, tramos cortados o carreteras en obras, ofreciéndoles un camino más rápido y seguro así como la hora estimada de llegada.

Al igual que otras ya incorporadas por Android e iOS que “adivinan” el hogar del dueño del teléfono o su trabajo, ‘Driving Mode’ recurre al historial de búsquedas recientes del usuario y a otros datos adicionales para predecir su destino.

Aunque todavía se encuentra en fase beta, desde Google Maps ya han adelantado que no todos los dispositivos permitirán la activación de este modo. De existir la opción en su teléfono móvil el usuario deberá acudir a los ajustes de navegación, donde se incluirá un botón con el ‘Driving Mode’ en la pantalla de inicio.