Y es que el 25% del mercado de la moda en España está monopolizado por estas cuatro cadenas, que no necesitan carta de presentación. A la cabeza y con un margen de ventaja notorio, como no podría ser de otra manera, se encuentra la compañía de Amancio Ortega, que aglutina nada menos que el 67%. Aunque esta hegemonía de Inditex no es ninguna nueva noticia, sí que resulta llamativa la escalada de Primark, que con su meteórica implantación en varias ciudades españolas ha conseguido desplazar a H&M del segundo puesto en el podio en cuota de mercado. Así, las ventas de Primark representan un 14,2% del mercado frente al 11,4% del grupo sueco. El claro trampolín de Primark ha sido, de acuerdo con los resultados del estudio, un grupo de edad muy concreto: los consumidores de entre 18 y 24 años copan su nicho de mercado acaparando el 58% de sus ventas.

En lo que al gasto medio por cadena se refiere, el cliente asiduo de Inditex se deja en las tiendas de su firma una media de 266 euros al año. En el trono de la compañía se encuentra Zara, que acapara un 50% de las ventas, mientras Pull&Bear, Stradivarius, Maximo Dutti y Bershka se reparten la mitad restante con una proporción más o menos equitativa.

Por su parte, el cliente de Primark invierte tan solo 105 de media al año en comprar ropa de sus tiendas. Las cifras de Mango son similares con 100 euros al año, y ligeramente inferiores en el caso de H&M con un gasto medio de 90 euros anuales. Por su parte, cada vez que visitamos Zara los consumidores españoles nos dejamos una media de 50 euros, mientras la visita a Mango nos sale por 44 euros, a Primark por 34 euros y a H&M por 33 euros.