Lecciones de motivación que aprender de los niños

Muchas personas buscan inspiración o consejo en personas que han experimentado sus emociones o trabajo. Miran hacia arriba, cuando lo correcto en ocasiones sería mirar hacia abajo: a las lecciones de vida que nos dan los niños. Sus consejos pueden ser los mejores ya que estos saben trabajar tras el “borrón y cuenta nueva” y no están condicionados tras sus experiencias anteriores.

Lecciones de motivación que aprender de los niños

Nunca dejan de explorar. Preguntan y se interesan por lo que les rodean constantemente. No temen a quedar como tontos, ya que no entienden este término como en el mundo de los adultos. Su curiosidad les hará llegar lejos, es por eso que hay que motivarlos.

Lecciones de motivación que aprender de los niños

No tienen miedo de cometer errores. Pueden caerse cien veces, todas y cada una de ellas se levantará. Aunque hagan algo mal, no van a rendirse por ello. Es porque los niños no están presionados por una sociedad que espera lo mejor de ellos, una sociedad que los adultos hemos creado.

Lecciones de motivación que aprender de los niños

Son valientes y se aventuran ante situaciones peligrosas sin dudarlo. Esto puede traer más de un quebradero de cabeza, pero existe una lección detrás de todo: no hay que temerle a lo desconocido. ¿Por qué habríamos que hacerlo? Según Pablo Picasso, “la valentía nunca pasaba de moda”.

Lecciones de motivación que aprender de los niños

No temen en soñar a lo grande. No les importa qué les digan otros, ya que ellos saben qué quieren y se atreven a soñarlo, que es el primer paso para conseguirlo. Por eso aspiran a ser grandes cosas como astronautas o princesas. Lástima que la sociedad más tarde los alinee y les haga ver que es difícil llegar a donde esperan, cuando no tiene por qué ser así.

[td_smart_list_end]