Freebird, en pocas palabras: si añades este servicio a los vuelos que compras, en cualquier soporte, y tu vuelo se cancela o se retrasa por más de cuatro horas, podrás volver a reservar cualquier otra ruta independientemente de su precio y sin un cargo adicional, de forma rápida y sencilla. “Todos nosotros viajamos por razones importantes, especialmente durante la temporada de fiestas”, dijo Ethan Bernstein, co-fundador y CEO de la compañía con sede en Cambridge, MA. “Sin embargo, cuando se produce una interrupción de vuelo, el proceso de cambio de reserva puede hacernos sentir impotentes y frustrados”.

En caso de una cancelación, retraso de cuatro horas, o conexión perdida, la aplicación móvil tiene una herramienta que notifica automáticamente a los clientes y les ofrece una lista de opciones para cambiar la reserva. Todo el proceso se puede hacer en menos de 30 segundos, con sólo tres toques en el dispositivo móvil (algo que sí es necesario tener). Su motor de búsqueda se centra en los mismos que otros buscadores como Kayak o Skycanner.

[vc_posts_slider count=1 interval=3 slides_content=teaser slides_title=1 thumb_size=large posttypes=post posts_in=6933]

Freebrid intenta acercarse a la condición de seguro, con la excepción de que muchas pólizas de seguros de viaje están orientadas a la enfermedad, accidente o la cancelación y no cubren cambio de reserva (cuando incluyen esto último, suele ir seguido de un proceso de reembolso). La aplicación se puede obtener por 19 dólares, en caso de un viaje, o 34 dólares, en caso de ida y vuelta.

Ciertamente, al igual que cualquier tipo de seguro, no es muy barato. Es probable que para vuelos directos y regulares no sea necesario añadir ese plus, pero puede ahorrarte un disgusto en fechas complicadas, aeropuertos concurridos o vuelos con muchas escalas. Otra de sus debilidades es que de momento está solo activo en vuelos estadounidenses. Aunque es un comienzo. “Nuestra misión en Freebird es capacitar a viajeros de negocios y de ocio durante todo el año, durante la temporada de vacaciones, durante el invierno, y más allá”, concluye Ethan Bernstein.