Abrir un restaurante es lo que Edurne y Julián han hecho para superar la crisis de los 40. Abogados de éxito, estirados, esnobs, y exmatrimonio sin hijos. Así son los protagonistas de Nasdrovia, la serie original de Movistar+ que se estrena el 6 de noviembre en doble episodio semanal.

Leonor Watling y Hugo Silva interpretan a Edurne y Julián, una expareja que tiene un miedo atroz al futuro y a la soledad, cuyo universo cínico se tambalea al cumplir los 40 y hacer balance de su vida.

Ambos entran en una crisis y sienten que no han cumplido sus expectativas a la vez que conocen a Franky (Luis Bermejo), un acabado y excepcional cocinero especializado en comida rusa.

Para superar el bache, deciden dejar sus trabajos y abrir un restaurante de comida rusa. Lo que no esperaban es que se convirtiera en el favorito de la mafia, y que su antes aburrida vida acabara siendo un delirante y peligroso thriller.

Asimismo, participan en esta nueva serie los actores internacionales encabezados por Anton Yakovlev (Boris), Mark Ivanir (Aleksei), Michael John Treanor (Sergei), Yan Tual (Vasilli), o Kevin Brand (Yuri).

Inspirada en El hombre que odiaba a Paulo Coelho

Esta comedia, producida en colaboración con Globomedia (The Mediapro Studio) y dirigida por Marc Vigil, se inspira en la novela escrita por el propio Sarria, El hombre que odiaba a Paulo Coelho.

Creada por Sergio Sarria (El intermedioCapítulo 0MalakaPerestroika), Miguel Esteban (El Vecino, El fin de la ComediaCapítulo 0) y Luismi Pérez (El IntermedioMalaka y Capítulo 0) y dirigida por Marc Vigil (El ministerio del tiempoMalakaVis a VisVivir sin permisoÁguila Roja7 vidas…), Nasdrovia es una comedia de seis episodios de 30 minutos cada uno sobre la descomunal crisis de los 40 que atraviesan Edurne y su socio y exmarido, Julián, cuando ella, aburrida de defender a corruptos, se da cuenta de que esa no es la vida que quiere.

A propósito del estreno de la serie, la editorial La esfera de los libros publicará el próximo 21 de octubre una nueva edición titulada Nasdrovia y con el prólogo escrito por Leonor Watling.