Saber priorizar se hace necesario para tu éxito y felicidad. Aunque la toma de decisiones funciona como un músculo, si lo usas mucho se acaba cansando y haciéndose débil durante el día. Lo ideal, y lo que siguen las personas de éxito, es convertir pequeñas decisiones en rutinas diarias. Así, Barack Obama declaró en una ocasión que solo lo verás vistiendo trajes azules o negros, ya que estaba en pleno proceso de recorte de decisiones, para que las que toma sean más rotundas y útiles.

Una buena estrategia es dejar la toma de decisiones pequeñas para después del trabajo, cuando se está más cansado, y ocuparse de las principales a lo largo de la mañana. Empezar con el trabajo más duro cuando despiertes te ayudará a librarte de él durante el día y poder estar más libre y fresco de mente, sin embargo dejar lo que más deseas para últimas horas es una opción acertada.

¿Cuál es el secreto de las personas exitosas? Saben controlar sus emociones y no tomar grandes decisiones cuando están poseídas por ellas, al mismo tiempo que evalúan sus opciones de forma objetiva, lo que para la gran parte de la población es un gran problema. ¿Empezarás a llevar a cabo tu rutina de persona exitosa?