Para el fotógrafo Shantanu Starick todo empezó siendo una idea descabellada, pero ahora se ha convertido en su estilo de vida. Starick puso en práctica la antigua fórmula del trueque para recorrerse los seis continentes. La idea que le incitó a vivir esta experiencia nómada fue pensar que todo el dinero que ganaba era más para sobrevivir que para vivir. Y dejando un episodio de su vida atrás, ha hecho de su habilidad con la fotografía su principal fuente de ingresos: una fotografía puede significar hasta una semana de vivienda.

Pero además de este cambio material, hay otras prácticas que pueden llevarte a los lugares más inhóspitos del planeta.

Conviértete en profesor

Siempre puedes enseñar tu idioma o tu mayor habilidad. La plataforma GoCambio facilita este tipo de experiencias, pero habrá en pequeñas escuelas en las que a cambio de tus conocimientos podrás recibir una pequeña paga.

Trabaja tres meses en altamar

Quizá no te guste el mar o no tengas afinidad con las especies marinas, pero tres meses trabajando en un barco te permitirá, no solo a ganar el dinero suficiente como para poder hacer un buen viaje después, sino que el mismo trabajo te permitirá visitar distintos parajes costeros.

Babysitting, Housesitting o Petsitting

Puedes cuidar niños, mascotas e incluso casas. El programa Au Pair es el más conocido y consiste en ofrecer alojamiento a cambio de cuidar a los niños de la casa (a veces también incluye salario). Pero hay otras dos opciones, por si lo tuyo no son los niños. Puedes dedicarte a cuidar unas horas al día al perro del dueño de la casa donde te quieres alojar o incluso cuidar la casa del dueño mientras, por diversas razones, decide irse unos días. TrustedHousesitters o Couchsurfing ofrecen estas opciones.

Pero tanto si tu plan es viajar 30 meses como 30 días, hay gente que siempre estará dispuesta a alojarte a cambio de una buena experiencia. Por supuesto, no desaproveches las oportunidades de las redes sociales: ahora puedes conectar con personas de todo el mundo con un solo click.